Finanzas justas, inclusivas y sostenibles, propone el Papa Francisco, para que las finanzas de las Naciones “sean instrumentos de servicio, instrumentos para servir a la gente y cuidar la casa común”, esta es una de las razones por las que Su Santidad eligió este tema para orar durante el mes de mayo.

En el video-mensaje con la intención de oración para este quinto mes del año, publicado por la Red Mundial de Oración del Papa, el Sumo Pontífice expresa su preocupación por la crisis de la economía, que se agudizó en la pandemia, la gran cantidad de personas sin trabajo y la inflación de los países, y es que, el Producto Interno Bruto (PIB) mundial, sufrió en 2020 su caída más pronunciada desde el final de la Segunda Guerra Mundial: millones quedaron desempleados o sus puestos suspendidos, y los gobiernos inyectaron billones de dólares en sus economías para evitar daños mayores.

Por esto, el Papa Francisco manifiesta que “los mercados deben estar respaldados por leyes y reglamentos que garanticen su funcionamiento para que garanticen que las finanzas -en lugar de ser meramente especulativas o de financiarse a sí mismas- funcionen para los objetivos sociales tan necesarios en el contexto de la actual emergencia sanitaria mundial”.

Columnas de hoy