Foto: paho.org

En un mensaje dirigido a todo el pueblo de Dios que peregrina en Colombia, este lunes 30 de agosto, los Obispos católicos del país, invitan a vacunarse contra el coronavirus, insistiendo en que, si bien es cierto que la vacunación es libre y voluntaria, “negarse a este acto solidario, sin una argumentación razonable, en conciencia o razón médica, constituiría una falta contra el bien común”.

Además, resaltan que, gracias al plan de vacunación que se adelanta en el país, se ha logrado mitigar los índices de contagio, lo que genera mayor confianza en la eficacia de las vacunas contra el virus SARS-CoV-2, causante de la actual pandemia. No obstante, insisten que esto aún no es suficiente: “invitamos a todos los fieles a seguir cooperando -cada uno según sus posibilidades y con los medios a su alcance- en la resolución de la actual crisis sanitaria, que todo lo afecta”.

El mensaje de los Obispos finaliza con un llamado a todos los fieles católicos que aún no se han vacunado a que “con la orientación del propio médico, consideren de manera responsable la opción por la vacunación y ayuden a que otros también lo hagan”.

Descargar mensaje.

De izq. a der. Mons. Luis José Rueda Aparicio; Mons. Omar Alberto Sánchez Cubillos; y Mons. Luis Manuel Alí Herrera. Foto: elcatolicismo.com.co

En el marco de la CXI Asamblea Plenaria del episcopado colombiano, que se desarrolla desde este lunes 5 de julio y va hasta mañana miércoles 7 de julio, los Obispos católicos del país eligieron a la nueva directiva que animará el plan pastoral y evangelizador de la Iglesia en Colombia.

Para suceder en el cargo a Monseñor Óscar Urbina Ortega, como presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), fue elegido Monseñor Luis José Rueda Aparicio, Arzobispo de Bogotá, quien tendrá esta responsabilidad durante el periodo 2021-2024. Le acompañarán Monseñor Omar Alberto Sánchez Cubillos, Obispo de Popayán, como vicepresidente; y como secretario general, Monseñor Luis Manuel Alí Herrera, Obispo Auxiliar de Bogotá.

La nueva directiva ofreció en la tarde de este martes 6 de julio, una rueda de prensa virtual, con la participación de delegados en comunicación de varias Diócesis y medios de comunicación nacionales de radio, prensa y televisión

Al iniciar el encuentro a través de la plataforma digital, se dio lectura a las palabras del saliente presidente, Monseñor Óscar Urbina (2017-2021), quien les expresó a los periodistas, su fraterna cercanía por el “gran compromiso de comunicarnos día a día las noticias que se van entretejiendo… Gracias por narrar hermosas historias de fe y esperanza que nos ayudaron a sentirnos más humanos”, enunció el Arzobispo.

Primeras declaraciones de la junta directa

Durante la rueda de prensa, los temas principales fueron la construcción de paz y el papel de la Iglesia en medio de la actual coyuntura por la que atraviesa el país. Ante lo cual, cada uno de los miembros manifestó su posición desde la actividad pastoral y la responsabilidad que se seguirá asumiendo, fundamentados en el Evangelio de Jesucristo y la invitación del Papa Francisco al diálogo y la fraternidad.

Monseñor Luis José Rueda Aparicio, presidente: “Es el tiempo para dar a luz una nueva sociedad y los jóvenes son los protagonistas (…) En esta coyuntura, vamos a seguir en los escenarios que se han propuesto, esta experiencia nos ha permitido estar como Iglesia, apoyando. Son procesos lentos, que no tienen soluciones mágicas. Ha sido muy enriquecedor, cuando somos capaces de reconocernos, de no estigmatizar al otro, de escucharlo con respeto; a veces, por el pesimismo social caemos en la desesperanza. Pero aquí está la Iglesia, como una madre servidora, acompañando a sus hijos en este proceso”.

Monseñor Omar Alberto Sánchez Cubillos, vicepresidente: “La Iglesia en Colombia no ha dejado nunca de trabajar por la paz, no es un trabajo clásico, en mesas… es trabajo de toda parroquia, donde hay obreros por la paz y no son sacerdotes y religiosos solamente, porque una de nuestras responsabilidades es a pensar país y ayudarlo (…) En cuanto a la coyuntura, hoy nadie en Colombia podría negar lo legítimo del movimiento social para manifestar tantos silencios, tantos dolores, esto no es un tema que se resuelve dentro de esta realidad actual, porque hay que superarla, que esta coyuntura nos ponga delante de soluciones inteligentes, delante de acuerdos, que no nos haga retroceder. Si Colombia sabe leer esta crisis, entenderemos que todos somos parte de la solución, ya que el país demostró un déficit en democracia, más que financiero”.

Monseñor Luis Manuel Alí Herrera, secretario general: “Todo lo que ha pasado en el país, muestra signos de vulnerabilidad y fragilidad; yo soy uno de los Obispos más jóvenes y por esto quiero caminar con los jóvenes. Ustedes nos van a escuchar hablar de sinodalidad, cuya connotación es la de caminar juntos y a eso es que invitamos a las juventudes. Queremos que nos acompañen y sean Iglesia con nosotros, que iniciemos juntos el camino sinodal que nos propone el Papa Francisco”.

Foto: vanguardia.com

Ante los episodios de esta semana, que han dejado profundo dolor, muerte y mayor vulnerabilidad a los más pobres, los Obispos Católicos de Colombia, se pronunciaron a través de un comunicado, este martes 4 de mayo.

El episcopado colombiano presentó ocho puntos, donde exponen su rechazo a la violencia, el apoyo a una protesta pacífica, y proponen urgentemente avanzar hacia la reconciliación nacional. Citando las enseñanzas del Papa Francisco en su Carta Encíclica ‘Fratelli Tutti’ (#228): “Es necesario tratar de identificar bien los problemas que atraviesa una sociedad para aceptar que existen diferentes maneras de mirar las dificultades y de resolverlas. El camino hacia una mejor convivencia implica siempre reconocer la posibilidad de que el otro aporte una perspectiva legítima”. Los Obispos piden que se abran los canales para el diálogo social.

Por otra parte, convocan a toda la Iglesia Católica colombiana, a reunirse en cada una de sus parroquias el próximo viernes 7 de mayo a vivir una jornada de oración, por la reconciliación del pueblo colombiano, para que Dios conceda “la gracia de afianzarnos en la justicia, en la libertad y en solidaridad fraterna”.

Descargar comunicado.

Foto: idm.presidencia.gov.co

Este domingo 9 de mayo, representantes de las distintas confesiones, religiones, creencias y denominaciones de Colombia, se reunieron con el presidente del país, Iván Duque Márquez, con el objetivo de avanzar en la búsqueda de soluciones que permitan “atender las necesidades de los colombianos”, desde el diálogo, rechazando “cualquier incitación a la violencia, el odio, la discordia y la destrucción” de la sociedad.

Por parte de la Iglesia Católica, estuvieron presentes Monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, Obispo de Santa Rosa de Osos y secretario general de la Conferencia Episcopal (CEC), y el padre Jorge Bustamante Mora, secretario adjunto de la CEC.

La reunión dio como resultado una declaración conjunta de los líderes religiosos, para avanzar en una ‘Agenda sobre lo Fundamental’, donde insisten en el diálogo, desaprueban cualquier abuso de parte de algunos miembros de la fuerza pública, y así mismo, destacan la tarea de los militares que han garantizado las protestas pacíficas.

A continuación, el documento completo:

Declaración conjunta entre los líderes religiosos y el Gobierno Nacional, en el encuentro con el señor Presidente de la República, Dr. Iván Duque Márquez, para avanzar en una Agenda sobre lo Fundamental

Bogotá, 9 de mayo de 2021

  1. Los líderes religiosos de Colombia, como ya lo hemos hecho individualmente, desde las distintas confesiones, religiones, creencias y denominaciones, oramos por el pueblo colombiano y sus instituciones.
  2. Encontramos en el diálogo y la unidad el camino para superar la violencia, y las vías de hecho. Pedimos levantar los bloqueos que afectan a millones de familias colombianas. Rechazamos cualquier abuso de parte de algunos miembros de la fuerza pública, así como animamos y agradecemos la tarea que la misma ha hecho para garantizar las protestas pacíficas y la seguridad de todos los colombianos.
  3. Expresamos nuestra convicción de mantener y fortalecer los programas sociales para las personas en condiciones de vulnerabilidad e invitamos a que el gobierno los siga fortaleciendo.
  4. Expresamos nuestro respaldo a la institucionalidad en la búsqueda de adelantar procesos de diálogo que permitan avanzar en la solución de las necesidades de los más pobres, así como su rechazo total a cualquier forma de violencia, provenga de donde provenga, y al uso de las vías de hecho que ha afectado severamente a los colombianos durante las últimas semanas.
  5. Apoyamos el ejercicio de escucha mutua, el diálogo constante y abierto que ha iniciado el Presidente de la República con los representantes de distintos sectores, tanto a nivel nacional como regional, para construir de manera conjunta soluciones que permitan atender las necesidades de los colombianos y rechazamos cualquier incitación a la violencia, el odio, la discordia y la destrucción de nuestra sociedad.
  6. Reconocemos en el Presidente y las instituciones, la legitimidad de nuestra nación y desde la cercanía a las bases sociales y las comunidades, celebramos el inicio de diálogos, especialmente, con los jóvenes para la configuración de un gran PACTO POR LOS JÓVENES para generar oportunidades reales de empleo, educación y bienestar que dignifique la vida de cada colombiano.
  7. Invitamos a la construcción de acuerdos que permitan superar la emergencia sanitaria del COVID-19, y aprovechar la oportunidad para impulsar una economía más incluyente que abra espacios al empleo y al emprendimiento sostenible y estable que garantice el ingreso de las familias colombianas.

Este miércoles 28 de abril, la Conferencia Episcopal de Colombia y la Conferencia Episcopal Venezolana, dieron a conocer un comunicado que emitieron conjuntamente, expresando su preocupación sobre el conflicto armado y el incremento de desplazamiento transnacional, sobre todo entre el estado de Apure (Venezuela) y el departamento de Arauca (Colombia).

El documento firmado por los presidentes episcopales de ambos países, los vicepresidentes y secretarios generales de las Conferencias, exponen seis puntos donde hacen un llamado a las autoridades de cada Nación para que “avancen hacia soluciones de fondo, eficaces, dialogadas y concertadas, frente a la problemática que se vive a lo largo de la frontera”; piden que se “propicien las condiciones que permitan a las personas permanecer en su territorio o regresar a él”, esto, con respecto a la situación puntual en Apure y Arauca.

Así mismo, invitan a “continuar las muestras de efectiva solidaridad con estos hermanos y hermanas, recordando que el Papa Francisco ha exhortado a toda la humanidad a acoger, proteger, promover e integrar a los migrantes y desplazados”.

Descargar comunicado.

Columnas de hoy