Fotos: Banco Diocesano de Alimentos

El 5 de junio, la Casa de Paso ‘Divina Providencia’ celebró cuatro años de existencia, llevando la caridad de Cristo a los hermanos migrantes venezolanos y colombianos retornados, que pasan por necesidades en la frontera colombo-venezolana.

Aunque por la pandemia, ya no se pueden atender a las más de 5.000 personas que llegaban anteriormente a diario, por un plato de comida, atención espiritual, psicológica y/o jurídica; actualmente, se reciben 350, entre mujeres y niños, previamente caracterizados, a quienes se atienden bajo los estrictos protocolos de bioseguridad, para evitar ser un foco de contagio y propagación de la COVID-19.

Para la celebración del cuarto aniversario, la Casa de Paso, bajo la coordinación del padre Freddy Martín Celis Celis, con el apoyo de la ESE Hospital Jorge Cristo Sahium (ubicado en Villa del Rosario) y en cooperación con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), se brindó a los asistentes brigadas de salud integrales, los días viernes 11 y sábado 12 de junio.

Duban Marcell Martínez Méndez, gerente del Hospital, explicó que estas brigadas, las realizan mensualmente y son dirigidas a las poblaciones migrantes que no cuentan con afiliación a ningún régimen de salud; con ocasión del aniversario de la Casa de Paso ‘Divina Providencia’ y debido a la logística y organización que esta institución de la Diócesis de Cúcuta realiza para recibir a los beneficiarios, fue el punto propicio para llevar estas jornadas de salud durante ese fin de semana.

Las mujeres y niños accedieron a una atención integral, desde medicina general, ginecología, controles de enfermería, pediatría, vacunación, nutrición, hasta entrega de medicamentos esenciales para diversos tratamientos.

Columnas de hoy