Imagen: Captura de pantalla Facebook Diócesis de Cúcuta

En la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, este viernes 11 de junio, el Administrador Apostólico de la Diócesis de Cúcuta, Monseñor José Libardo Garcés Monsalve, presidió la celebración eucarística en la parroquia Sagrado Corazón, ubicada en el barrio La Riviera.

Luego de haber superado el contagio de COVID-19, y de permanecer un tiempo en reposo -por consideración médica-, Monseñor José Libardo ha retomado de forma presencial, sus requerimientos como Administrador de esta Iglesia Particular. En el día de ayer inauguró y bendijo el proyecto Delicias ‘La Niña María’ del Asilo Andresen, y hoy celebró la devoción al Sagrado Corazón de Jesús.

Los fieles bautizados que se permitieron según el aforo del templo, pudieron vivir este momento de manera presencial, de igual forma, a través de los medios de comunicación diocesanos, se llevó a los hogares cucuteños la celebración, quienes recibieron la bendición de Monseñor y consagraron sus familias al Sacratísimo Corazón de Jesús, ya que esta es una devoción muy querida en Colombia, país que se consagró hace 119 años al ardiente amor de Jesucristo.

“En todas las familias hay un cuadro o una imagen del Sagrado Corazón de Jesús, que es el amor mismo de Dios hacia la humanidad, y el núcleo del amor es el perdón, que es precisamente, el que se nos ha dado desde el madero de la Cruz, cuando el Señor derramó su última gota de sangre por nosotros para perdonarnos”, explicó el prelado en su homilía, donde invitó a contemplar la Pasión de Jesús en la Cruz, y a seguir el ejemplo de su “corazón manso y humilde”, para poder “vivir en una sana convivencia, en alegría y en paz”.

Familias perdonadas, reconciliadas y en paz, espera Monseñor, al renovar la consagración al Sagrado Corazón, del cual “brota el amor de Dios”, porque “hay que bajarle el tono a ese virus mortal del odio que es más peligroso y más letal que el COVID”, ya que “mata el alma, mata la vida espiritual y nos hace caminar por senderos de violencia”. Puntualizó Monseñor José Libardo, seguidamente realizó la renovación con la siguiente oración:

 

Señor Jesucristo, Redentor del género humano,

nos dirigimos a tu Sacratísimo Corazón,

con humildad y confianza, con reverencia y esperanza,

con profundo deseo de darte gloria, honor y alabanza.

 

Señor Jesucristo, Salvador del mundo,

te damos las gracias por todo lo que Tú eres

y todo lo que Tú haces por tu Iglesia

y por la porción del pueblo de Dios que peregrina en Colombia.

 

Señor Jesucristo, Hijo de Dios Vivo,

te alabamos por el amor que has revelado

a través de tu Sagrado Corazón,

que fue traspasado por nosotros

 y ha llegado a ser fuente de nuestra alegría,

manantial de nuestra vida eterna.

 

Reunidos juntos en tu Nombre,

que está por encima de cualquier otro nombre, nos consagramos,

consagramos a nuestras familias y a Colombia,

a tu Sacratísimo Corazón,

en el cual habita la plenitud de la verdad y la caridad.

 

Señor Jesucristo, Rey de amor y Príncipe de la paz,

reina en nuestros corazones y en nuestros hogares.

Vence todos los poderes del maligno

y llévanos a participar en la victoria de tu Sagrado Corazón.

 

¡Que todos proclamemos y demos gloria a Ti,

al Padre y al Espíritu Santo,

único Dios que vive y reina por los siglos de los siglos!

 

Amén.

 

Sagrado Corazón de Jesús, ¡en Vos confío!

Nombre 
Email 
Mensaje 
Por favor escriba el Código de Seguridad aoklxzqh ¡Ayúdenos a prevenir SPAM!
    

 

Teléfono Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta: (37) 5 724601 Ext: 105

Columnas de hoy