Los Obispos católicos venezolanos estuvieron reunidos del 7 al 12 de julio en la ciudad de Caracas, Venezuela, para desarrollar la CXII Asamblea Ordinaria Plenaria del Episcopado Venezolano, bajo el lema: “Dios quiere para Venezuela un futuro de esperanza”.

Con el fin de analizar y buscar cambios profundos a través de soluciones pacíficas, los Obispos abordaron la compleja realidad de su país, las acciones concretas a adoptar, la formación de los futuros sacerdotes y el próximo Sínodo para la Amazonía (donde estudiaron el documento Instrumentum Laboris, desde el trasfondo de la realidad venezolana).

Los trabajos de la Asamblea se desarrollaron en un clima de fraternidad y de búsqueda de soluciones de los problemas internos de la Iglesia de cara a la sociedad venezolana.

Se destaca la participación de Monseñor Patrón Wong, Secretario de la Congregación para el Clero, responsable para los seminarios, quien les habló de la “Asunción de un nuevo paradigma que tiene que ver con la formación de los futuros sacerdotes”.

Al finalizar el encuentro de cinco días, los Obispos dieron a conocer las conclusiones: Exhortación Pastoral en Ocasión de la CXII Asamblea Plenaria Ordinaria de la Conferencia Episcopal Venezolana, donde afirman que “una de las grandes tareas de la Iglesia en nuestro país consiste en la construcción de una sociedad más justa, más digna, más humana, más cristiana y solidaria”. Esto postula un decidido compromiso de todos por la defensa de la dignidad de la persona humana y el bien común.

Descargue documento.

Columnas de hoy