Foto: vtv.gob.ve

Van más de 5.000 venezolanos que retornaron a su país, debido a la pandemia del Covid-19, ya que quedaron económicamente desprotegidos en el exterior.

En la crisis migratoria, Colombia recibió casi 2 millones de venezolanos de los 4,9 millones que han salido desde finales de 2015.

Ahora, al llegar al Estado Táchira, la capacidad de alojamiento en San Antonio y Ureña, los municipios más cercanos a la frontera, ha colapsado. Han sido ubicados en dos grandes centros educativos que funcionan como refugio temporal durante la pandemia: el Liceo Nacional San Antonio, al que enviaron 72 Niños, 106 mujeres y 169 hombres para un total de 347 personas, 65 de ellas de la tercera edad. El otro fue la Unidad Educativa Víctor Manuel Olivares (Ureña), donde se encuentran albergados 11 Niños, 131 mujeres y 169 hombres, para un total de 311 personas, 36 de ellas de la tercera edad. Por otra parte, en las oficinas del puente de Tienditas hay albergadas 329 personas, en el liceo Manuel Díaz Rodríguez (San Antonio) 352, en la escuela Tienditas 300 personas, 150 más en la escuela de El Palotal, en el liceo Concepción Palacios 180 y 250 en otras instituciones. 

Los habitantes de San Antonio relatan que ahora hay muchas personas deambulando en las calles y el ingreso por las trochas es masivo.

Los retornados venezolanos ya han llegado hasta Junín (Rubio), Capacho viejo, Capacho nuevo y San Cristóbal donde ocuparon, en principio, las instalaciones deportivas.

Freddy Bernal, protector del Estado Táchira informó que a los migrantes se les ha distribuido “más de 95 toneladas métricas de alimentos, proteínas y rubros diversos”, para que cumplan la cuarentena. Así mismo, asegura que seguirán enviándoles ayudas para su sustento.

En los municipios fronterizos de Pedro María Ureña y Bolívar se ha implementado un toque de queda entre las 4:00 de la tarde y las 10:00 de la mañana. La población permanece militarizada y todas sus vías de acceso han sido bloqueadas, para frenar la propagación del Coronavirus.

Foto: Centro de Comunicaciones de la Diócesis de Cúcuta

La visita de Ivanka Trump a la zona de frontera este miércoles, le permitió conocer de cerca el estado actual de los venezolanos e hizo que desde Estados Unidos se anunciaran buenas noticias para los migrantes que están en circunstancias desfavorecidas a causa de su Gobierno.

“El desembolso de más de 120 millones de dólares en asistencia humanitaria adicional para abordar el éxodo venezolano”, fue la noticia que anunció Mark Green, administrador de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

La reunión entre los delegados de Estados Unidos, Green y Jhon Sullivan, subsecretario del departamento de Estado, sobre la próxima donación, servirán, según lo dijo la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, para atención humanitaria, alimentación y educación para los niños migrantes.

“Después de que la señora Trump ha venido a Cúcuta y ha visto con sus propios ojos la tragedia humanitaria de los inmigrantes en los albergues que les está ofreciendo Colombia, se ha hecho este anuncio de ayuda regional”, agregó Ramírez.

La vicepresidenta agradeció a la población que se encuentra en frontera, el apoyo hacia los hermanos venezolanos y su acojo solidario en la ciudad.

Foto: semana.com

Desde la Casa Blanca surge un memorando firmado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, donde certifica a Colombia como un país que lucha contra las drogas y los cultivos ilícitos, después de haber recibido advertencias del mismo dos años atrás.

Trump ha seguido de cerca los planes del presidente Duque para reducir las hectáreas sembradas de coca, y tuvo que reconocer, que en el trabajo realizado en el transcurso del mandato ha disminuido los 209.000 cultivos dejados de su antecesor.

"Mi administración trabajará con nuestros socios colombianos para alcanzar nuestra meta conjunta de 5 años para reducir el cultivo de coca y la producción de cocaína a la mitad para fines de 2023", menciona el memorando firmado por Trump.

Estados Unidos, mejora la perspectiva que había dañado la imagen de Colombia desde hace siete años, gracias a los proyectos realizados desde el Gobierno y la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Delito.

Foto: prensalibre.com

"El Gobierno de Colombia no solo ha metido a Colombia en una guerra que recrudece, sino que ahora pretende un falso positivo para agredir a Venezuela y empezar un conflicto militar", afirmó Nicolás Maduro este martes, en acusación a su vecino país sobre la presunta “movilización de disidentes” para su territorio.

Maduro ha culpado a Bogotá por “maniobra” contra Venezuela, lo que pidió a sus fuerzas armadas estar en alerta naranja frente a “la amenaza de agresión de Colombia”.

De igual forma, el presidente de Venezuela, hizo un llamado del 10 al 28 de septiembre, a la realización de ejercicios militares para "poner a tono todo el sistema de armas, todo el despliegue operacional".

El presidente de Colombia, Iván Duque, “quiere acusar a Venezuela de ser causante de una guerra de 70 años en Colombia (...). ¡Esa guerra es de Colombia y lamentablemente está recrudeciendo a pesar de los acuerdos de paz!”, declaró Maduro, sobre la acusación realizada por Duque de albergar a ex-militantes.

La especialista en asuntos militares, Rocío San Miguel opina que "la principal amenaza de seguridad nacional para Venezuela es la guerrilla y el crimen organizado". Y considera que Maduro debe explicar cuáles son las implicaciones de estar en alerta naranja.

Foto: elpais.com

La cuarta jornada de conversaciones que se llevaría a cabo en Barbados con la mediación de Noruega, se ha suspendido debido al bloqueo de los activos venezolanos, impuesto por Estados Unidos.

“He propuesto que se establezca una agenda permanente de diálogo, pero esta semana el imperialismo norteamericano se volvió loco y metió una puñalada trapera al alma de Venezuela”, declaró el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, vía telefónica para VTV (Venezolana de Televisón).

La delegación que está en Barbados exige al presidente venezolano cumplir con lo establecido y reitera la exigencia de convocar a elecciones en el país para destituirle del cargo, pero él a cambio, plantea un acuerdo de “convivencia democrática”.

Sin embargo, el jefe del parlamento Juan Guaidó y los demás miembros aseguran que “seguirán trabajando hasta el fin de la crisis y lograr la democracia libre y sin opresiones que generen un verdadero cambio político en Venezuela”.

Columnas de hoy