Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

“En los últimos días ha aumentado en gran proporción la llegada de los hermanos venezolanos que acuden a la ciudad a pedir atención médica y alimentos; los estamos recibiendo en la Casa de Paso, donde estamos repartiendo unos 5.000 desayunos en la mañana”, declaró Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de la Diócesis de Cúcuta.

Monseñor Víctor señala que en la Casa de Paso ‘Divina Providencia’, la afluencia de personas ha crecido notablemente, donde lo más grave que observa es que llegan madres con sus hijos en búsqueda de atención, por lo que pide al gobierno nacional que “oferte oportunidades para esta comunidad que llegan desde el vecino país a Norte de Santander”.

Advierte que la Casa de Paso podría “colapsar”, ya que “se va complicando la situación, en el sentido de que tenemos cada vez más gente. Creo que tendríamos que estar preparados porque está aumentando sensiblemente esta presencia en nuestra comunidad; tenemos una deuda histórica con Venezuela e invitamos a las autoridades para que les ayuden a estas personas con un empleo”.

Monseñor asegura que continúan recibiendo apoyo de la Iglesia católica en el mundo: “contamos con la ayuda de algunas Iglesias del exterior, de Estados Unidos, Latinoamérica, y, algunas instituciones con las cuales atendemos varios frentes, uno de ellos en zonas periféricas de la ciudad, donde se distribuye alimentos calientes a venezolanos y colombianos que lo necesiten”.

Columnas de hoy