Foto: laopinion.com.co

Tras la triste noticia para los habitantes de Tibú sobre la muerte de uno de sus aspirantes a la Alcaldía, Bernardo Betancurt, el pasado domingo en las horas de la mañana, hizo que los tibuyanos junto a la Diócesis de Tibú expresaran sus condolencias con una Eucaristía en la Catedral, y una marcha del silencio y la luz en casi todo el municipio.

“Los que tienen el poder de matar a las personas es un pequeño grupo, que piensan que somos animales de corral que pueden agarrar al que quieran y asesinarlo. Eso no puede seguir así, invito a esas personas que están provocando todo ese dolor que no lo sigan haciendo”, señaló Monseñor Omar Alberto Sánchez Cubillos, Obispo de la Diócesis de Tibú.

Al finalizar la Eucaristía, entre velas encendidas y la oración de los fieles, caminaban los habitantes de Tibú casi abarcando seis cuadras, recordando con profunda tristeza el fallecimiento de Betancurt, y los 71 homicidios que han trascurrido a lo largo del año, y de los que nadie se ha presenciado.

“Ya que no pudieron traer el féretro de Bernardo, hagámosle este homenaje póstumo, porque él era una persona muy humilde que se lo merece”, dijo Monseñor.

Columnas de hoy