Foto: edipsa.es

Ya casi se acerca la época de navidad, y con ella los arreglos tradicionales que permiten adornar los hogares, como los árboles de navidad, luces y el nacimiento del Niño Jesús acogido en la Iglesia Católica. En el desarrollo del decoro pueden ocurrir accidentes que arruinan estas fechas especiales, pero esto se puede evitar.

El doctor Carlos Andrés Vera, sugiere las siguientes recomendaciones para impedir eventualidades que arruinen esta navidad:

  1. Evitar los tomacorrientes

En esta época del año, las personas adultas y los niños se electrocutan por falta de precaución ante los diversos artefactos conectados en casa. Es preferible que, si tienen niños en casa, acudan a las tapas de tomas eléctricas, esto permite que solo sea usado el toma, al momento de retirar la protección.

  1. Evitar los sitios altos

Muchas personas al decorar su casa lo hacen con luces al exterior. Se debe tener cuidado al utilizar escaleras, y pisar espacios seguros para no resbalar y caer, causando un gran daño. En el caso de vivir en apartamentos, no se debe usar sillas o buques pequeños en los balcones para no correr el riesgo de caer.

  1. Limpiar los adornos con un paño húmedo

Es recomendable que los adornos que se guardan por mucho tiempo, al sacarlos, se limpien con un paño húmedo que solo contenga agua, y no químicos, para evitar daños respiratorios como rinitis o alergias. 

  1. No dejar al alcance de los niños objetos que se puedan romper

Es muy común que en navidad lleguen los adornos delicados en vidrio que adornen con elegancia el hogar, no es recomendable que estos objetos están a una baja altura por si se tienen niños en casa para evitar cortaduras.

  1. Cuidado con la cocina

También se cocina un poco más en esta época del año, por lo que se debe tener cuidado con los utensilios para cocinar: ollas calientes, cuchillos y ralladores. No deben estar al alcance de los niños. Y los adultos deben manejarlos con mayor precaución.

El doctor finalmente recuerda que la salud, es prevención; por lo tanto, el cuidado en navidad, como en cualquier otra fecha, es indispensable.

Foto: semes.org

Hoy 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes, iniciado desde 1991 por la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), para que toda la población conociera de qué trata, cuáles son los síntomas, tratamiento y prevención para esta enfermedad que puede causar a todas las enfermedades.

El círculo azul significa la unidad que debe tener la comunidad internacional de la diabetes en respuesta a su pandemia. Representa la vida y la salud; y su color, representa también a la bandera de las Naciones Unidas.

¿Qué es la diabetes?

Enfermedad crónica que se origina desde el páncreas cuando este no sintetiza la cantidad suficiente de insulina (hormona producida por el páncreas, y mantiene los niveles adecuados de glucosa en la sangre) para el cuerpo humano. Y no es eficiente para el desarrollo.

Existen 3 tipos de diabetes:

  1. Diabetes tipo 1: Llamada insulinodependiente. Tiene deficiencia de insulina, por lo que debe ser suministrada a diario. Se puede presentar de forma brusca en niños y adolescentes, e independientes de sus antecedentes familiares.
  2. Diabetes tipo 2: Ineficaz utilización de la insulina. Se da en la edad adulta, y aumentan en las personas de la tercera edad.
  3. Diabetes gestacional: Elevación de los niveles de la glucosa en el embarazo, en mujeres que antes no tenían diabetes.

¿Cuáles son sus síntomas?

  • Mucha sed (polidipsia).
  • Sensación de hambre (polifagia).
  • Sensación de orinar continuamente (poliuria)
  • Pérdida de peso.
  • Cansancio.
  • Visión borrosa.

La diabetes se puede prevenir comiendo saludable sin exceder los azúcares en las comidas y bebidas, la comida chatarra y condimentada; y el tratamiento, es definido depende del tipo de diabetes en consulta con el médico especialista.

Foto: tn.com.ar

El insomnio es aquel trastorno del sueño, que puede dificultar la conciliación del sueño o mantenerlo. Ya sea que la persona esté durmiendo a media noche, se despierte, y le cueste volver a dormir. Esto causa cansancio a la mente y al cuerpo ya que le hace perder energía, afecta su  salud, el estado de ánimo y la productividad en el desarrollo de la vida cotidiana.

Por lo general, las personas mayores necesitan dormir entre 7 y 8 horas por la noche para recargar fuerzas para las actividades del día.

Existen dos tipos de insomnio:

  1. A corto plazo o agudo: dura de unos días o semanas y lo produce el estrés o un hecho traumático para la persona, viajes u horarios extensos de trabajo, malos hábitos del sueño, exceso de comida por la noche.
  2. A largo plazo o crónico: dura un mes o más y puede producirlo diversas afectaciones o medicamentos.

¿Cómo saber si tengo insomnio?

  • Cuando no se concilia el sueño por la noche.
  • Despertarse muy temprano o por la noche sin razón.
  • Depresión, irritabilidad o ansiedad.
  • Dificultad para prestar atención a labores u tareas indicadas.
  • Preocuparse constantemente por el sueño.

¿Puedo prevenirlo?

Sigue las siguientes indicaciones para evitar este trastorno del sueño:

  1. Acostarse y despertarse todos los días a la misma hora
  2. Realizar actividad física.
  3. Si se toma medicamentos, consultar al médico si estos causan insomnio.
  4. Evitar alimentos o bebidas abundantes antes de dormir.
  5. El dormitorio debe ser un lugar cómodo sin exceso de aparatos electrónicos.
  6. Es recomendable una ducha antes de dormir y escuchar música suave.

Imagen: hablandoclarocr.com

Hoy se conmemora el Día Mundial contra la Neumonía, enfermedad que puede darse en niños, adultos y ancianos por el mal cuidado de las vías respiratorias o los gérmenes y bacterias existentes en el ambiente, que pueden ser letales ante el sistema inmunitario del paciente.

La neumonía es una infección que afecta los pulmones y los inflama, caracterizado por la aceleración de la respiración y la capacidad de sentir la respiración adecuada, causando ahogo.

Esta puede causar fiebre; fatiga; temperatura corporal más baja de lo normal; náuseas; vómito; tos y expectoración, que, dependiendo del germen viral o bacteriano, puede ser clara, blanca, amarilla o verdosa, en algunas ocasiones, con sangre.

El tratamiento para esta enfermedad, por lo general son antibióticos suministrados desde casa, o si la bacteria es muy fuerte, desde la hospitalización.

¿Cómo prevenirla?

En esta época de cambios climáticos en la ciudad por la temporada de lluvias, y la contaminación, es recomendable el uso de tapabocas ante cualquier sospecha de enfermedad viral, una alimentación rica y balanceada que incluya  frutas (de preferencia cítricas) y verduras; y si una persona tiene tos, debe evitar visitar niños, ancianos, recién nacidos o pacientes en clínicas.

Si se presentan los síntomas que registran la neumonía, es necesaria la consulta inmediata a su doctor.

Fuente: Doctor Carlos Andrés Vera, médico pediatra.

Foto: msn.com

La gastritis es aquella inflamación del revestimiento del estómago, y se produce por la misma infección bacteriana que conlleva a la mayoría de úlceras estomacales. Esta afecta al esófago, estómago y parte del duodeno por la mayor producción de ácido.

El ácido genera úlceras que pueden ser de tres tipos:

  1. Superficial: donde solo puede haber ardor o en ocasiones, según su gravedad, genera sangrado.
  2. Cuando la gastritis afecta el esófago se convierte en esofagitis: inflamación que daña tejidos del esófago y el tubo muscular (encargado de llevar el alimento al estómago).
  3. Cuando la gastritis afecta el duodeno se convierte en duodenitis: inflamación de la parte superior del intestino delgado.

La gastritis también depende mucho de tres factores fundamentales:

- Horas alimenticias: si una persona es ordenada en las comidas, el cuerpo va a producir el ácido según la secuencia (desayuno, almuerzo y cena); pero si no existe un orden el ácido queda en contacto con la pared estomacal y quema.

- La alimentación: los alimentos en paquete, gaseosas, chicles o alimentos procesados (aderezos y picantes), pueden producirla.

- La aparición de Helicobacter pylori: esta infecta el estómago a causa de úlceras pépticas que son producidas por la malas comidas y frutas y verduras mal preparadas. Esta puede producir cáncer.

Fuente: Doctor Carlos Andrés Vera Aparicio, médico pediatra.

Columnas de hoy