Desde la sede del Vaticano, el Papa Francisco dio su catequesis semanal, donde resaltó la vida de Saulo, y cómo antes de su encuentro con Jesús, seguía una ideología religiosa que solo se encargaba de cumplir la ley, sin tener presente al prójimo. Hoy pide no convertir la fe, en una ideología.

Los cristianos no deben convertirse como Saulo, “un intransigente, es decir, uno que manifiesta la intolerancia hacia quien piensa diferente a sí, absolutiza la propia identidad política o religiosa y reduce al otro a potencial enemigo de combatir”, dijo el Papa.

Un verdadero seguidor de Jesús debe ser como San Pablo, ese nuevo nombre que le da Jesús a Saulo en su encuentro con Él, y cómo comienza a predicar con valentía el Evangelio. Un hombre de Dios donando su vida completa al servicio.

“Un ideólogo, para Saulo la religión se había convertido en ideología, ideología religiosa, ideología social, ideología política”, explicó su Santidad.

Francisco resaltó que tener a Cristo en el corazón, no era sinónimo de agresión ni de discusión al momento de defender su fe, todo es cuestión de testimonio.  “Ustedes que vienen de algunos pueblos que han sido perseguidos por las dictaduras, ustedes entienden bien qué significa ir a la caza de la gente y capturarla. Así hacía Saulo”.

Cuando a Jesús se ama y se quiere servir, “comenzamos hacer como aquellas personas que Saulo perseguía; pero la batalla ya no es con personas de carne y hueso, sino en contra de los dominadores de este mundo tenebroso, en contra de los espíritus del mal. Enseñará que no se deben combatir las personas, sino el mal que inspira sus acciones”, así lo mencionó el Sumo Pontífice.

“Pidamos al Padre que también nos permita experimentar, como Saulo, el impacto de su amor que solo puede hacer de un corazón de piedra un corazón de carne, capaz de acoger en sí, los mismos sentimientos de Cristo Jesús”, finalizó el Papa.

Columnas de hoy