Preocupación y dolor manifiestan los Obispos católicos de Colombia, debido a las constantes acciones violentas a las que son sometidas comunidades del país y los asesinatos de los líderes sociales. A través de un comunicado, el episcopado colombiano, invita a los ciudadanos a no ser indiferentes ante estos hechos.

De igual forma hacen un llamado “a las autoridades municipales y regionales que recientemente han tomado posesión de sus cargos, para que incluyan en sus acciones de gobierno la protección de las comunidades y de sus líderes”. Los Obispos piden una política pública nacional que incluya acciones de protección y respuesta oportuna por parte de las Instituciones del Estado frente a estas amenazas.

Descargar comunicado.

Columnas de hoy