Foto: elheraldo.co

Hoy 13 de noviembre se recuerda la mayor tragedia que ha vivido Colombia, y fue la de 1985, cuando el volcán del Nevado del Ruíz hizo erupción a las 11:30 p.m. cubriendo el 85% del territorio de Armero, Tolima.

De esta catástrofe falleció más de la mitad de la población, que son en sí, 25.000 personas; y 20.611 fueron heridos y damnificados. La erupción causó daños en poblaciones como la Honda, Chinchina, Marquita, Murillo, Lérida, Líbano, Guarinocito, Guayabal. El más afectado, Armero, quien fue desaparecido del mapa.

Según se recuerda, fue una tragedia que pudo ser evitada, debido a que las autoridades conocían el estado del volcán, pero no existían planes de contingencia ni de cómo preparase para un posible daño.

Fueron tantos los que fallecieron sepultados por más de 45 metros de agua y lodo, que cuando fueron recogiendo los cuerpos, los recogían en volquetas para dejarlos en frente de la Alcaldía. Hasta la fecha, aún continúan personas desaparecidas.

El volcán tenía unos 5.321 metros de altura envueltos en capas de lava endurecida, piroclastos y ceniza. Este hizo erupción de arena caliente, derritió la nieve y comenzó la avalancha de lodo y agua.

"Los geólogos habían advertido de las posibilidades de una avalancha por la actividad del volcán nevado del Ruiz y el tema se debatió hasta en el Congreso de la República, pero nadie pudo detener ese desastre”, afirmó Gustavo Prada, director de la Corporación Casa Armerita.

En 1986, Armero fue declarado como Campo Santo por el Papa san Juan Pablo II en su visita a Colombia.

Columnas de hoy