Fotos: Cortesía

A diario permanecen cientos de migrantes venezolanos en el puente de Tienditas, esperando realizar el retorno hacia su país. Como el paso para ingresar hacia Venezuela lo abren cada dos días, deben estar allí represados. Llegan a ser hasta 500 personas, sin las condiciones adecuadas de salud y alimentación.

La Diócesis de Cúcuta a través del Banco Diocesano de Alimentos hizo presencia en Tienditas, para ayudar a los migrantes, en esta ocasión, en lo que respecta a su hidratación.

Gracias a las empresas Quala S.A. y Gaseosas Hipinto S.A.S., se entregaron más de 500 ‘six pack’ (paquete de seis) de botellas con bebidas hidratantes a cada uno de los migrantes que estuvieron de paso el pasado miércoles 1 de julio.

Columnas de hoy