Fotos: Cortesía

El objetivo del Centro de Caridad de Ayuda Infantil ‘La Niña María’ de la Diócesis de Cúcuta es brindarles un bienestar integral a los niños hijos de colombianos retornados y migrantes venezolanos, que se dedican al trabajo informal. Como ya se conoce, debido al Aislamiento Preventivo Obligatorio, sus puertas debieron cerrarse, pero la atención de la Iglesia Católica no se ha detenido.

Este fin de semana, por quinta vez durante el confinamiento, se citaron a los padres de familia de estos niños a las instalaciones de la Fundación Pía Autónoma Asilo Andresen, para hacerles entrega de mercados completos, cada uno de ellos con un peso aproximado de 10 kilos. Gracias al apoyo de Bancolombia, estas ayudas las recibieron 200 familias. Labor realizada bajo los estrictos protocolos de bioseguridad, para guardar la salud de todos.

Con esta quinta entrega se suman 10 toneladas de alimentos que la Diócesis de Cúcuta brinda a las familias de los niños de ‘La Niña María’. Donaciones que han sido posibles gracias al Banco Diocesano de Alimentos, La Orden de Malta, Bancolombia y la familia Urbina.

Columnas de hoy