Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

Bajo el lema “Dadles vosotros de comer (Mt 14, 16)”, la Diócesis de Cúcuta lanza la Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes (CCCB) 2020, esperando destinar nuevamente el recaudo para apoyar la obra del Centro de Caridad de Ayuda Infantil ‘La Niña María’.

Este martes 25 de febrero, previo a iniciar el Tiempo de Cuaresma, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de Cúcuta, realizó una rueda de prensa, para dar a conocer el balance de la CCCB 2019 y el objetivo que se ha trazado junto a su presbiterio y comunidades parroquiales.

En las instalaciones de la Fundación Pía Autónoma Asilo Andresen, Monseñor reveló el monto recibido el año anterior gracias a la caridad de los cucuteños: $140.000.000, logrando la apertura del Centro de Caridad para Ayuda Infantil ‘La Niña María’; construir y adecuar infraestructura necesaria para la atención pedagógica y social de los niños, asimismo, subsidiar su alimentación y contar con los servicios de profesionales calificados.

Gracias al presbiterio diocesano, fieles de las comunidades parroquiales, instituciones educativas y personas de buena voluntad, la CCCB 2019 permitió:

  1. La apertura del Centro de Caridad de Ayuda Infantil ‘La Niña María’ para atender a niños migrantes venezolanos e hijos de colombianos retornados de 2 a 10 años. 
  1. Desde el 4 de marzo de 2019, día en que se inició la obra, se atiende diariamente un promedio de 220 niños y niñas. 
  1. Se construyó una nueva aula con su respectiva batería de baño, con una inversión de $40.000.000 para el uso de los niños y niñas y de la pastoral de la Diócesis. 
  1. Se logró subsidiar la alimentación de los niños y niñas, por un valor de $40.000.000. 
  1. Se contrataron tres empleados con todas las prestaciones de ley por un valor de $52.000.000, para apoyar la labor del Centro de Caridad de Ayuda Infantil ‘La Niña María’: un coordinador de programa (psicóloga), una licenciada en pedagogía infantil y una manipuladora de alimentos. 
  1. Practicantes Técnicos en Primera Infancia: 20 (de lunes a viernes en jornadas de medio tiempo). 
  1. Practicantes profesionales: 6 estudiantes de psicología, trabajo social y licenciatura en pedagogía infantil. 
  1. Voluntarios: 25 Agentes de Pastoral de parroquias y movimientos apostólicos que prestan sus servicios en turnos durante la semana.

 

Monseñor Víctor Manuel, continúa promoviendo la caridad y el amor por los pequeños más vulnerables, por ello espera que con la CCCB 2020, se abran 100 cupos más para niños y niñas de colombianos retornados y migrantes venezolanos, en el Centro de Caridad de Ayuda Infantil ‘La Niña María’, de la Fundación Pía Autónoma Asilo Andresen, con el objetivo de contribuir al sostenimiento de ‘La Niña María’, y así poder ofrecer a los niños y niñas asentados en las periferias de la ciudad, la oportunidad de tener acompañamiento pastoral y un bienestar integral.

Formas de ayudar

  1. Bonos de Alimentación

Los bautizados aprovecharán los días de Cuaresma, especialmente los viernes, para practicar el ayuno, y el valor de los alimentos que se abstienen, los invierten en bonos para darles de comer a los niños. Cada bono tiene un valor de $2.000 y $5.000 pesos, con el fin de que la gran mayoría de los fieles en Cuaresma, tengan la oportunidad de practicar una obra de misericordia que agrada a Dios. Monseñor expresa que espera que “al menos 120 mil católicos y ciudadanos nos ayuden con bonos, es un gesto significativo para sostener el alimento de estos niños”. Ya que este recaudo alcanzaría para atender la alimentación de los niños en el periodo de un año.

  1. Alcancías

Son muchas las instituciones educativas, empresas, Grupos Eclesiales y familias que reclaman en las parroquias la tradicional alcancía para recaudar la ofrenda durante la Cuaresma. Es una costumbre muy cristiana y pedagógica en los integrantes de las familias y organizaciones.

Agradecimientos

En la capilla de la Fundación Pía Autónoma Asilo Andresen se celebrará una misa semanal por la salud y bienestar de las personas que se unieron a la Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes, asumiendo con fe las practicas Cuaresmales a fin de ayudar a los niños y niñas de colombianos retornados y venezolanos.

Monseñor Víctor manifiesta la intención de crear una red de benefactores: “Queremos los nombres y apellidos de los donantes para crear una red de benefactores de esta casa, orar siempre por ellos y motivar a más hombres y mujeres a  ayudar a los niños y niñas”. La Sagrada Eucaristía por estas personas que con su sacrificio y esfuerzo aportan a esta obra de caridad y fortalecen la CCCB, se realizará todos los jueves.

El Obispo también aseguró que tanto el Asilo, como ‘La Niña María’ y muchas otras obras de la Diócesis de Cúcuta, como los ocho comedores de caridad, han tenido  la colaboración del Banco Diocesano de Alimentos, la Orden de Malta y organizaciones de la región, que contribuyen con materia prima para la elaboración de los alimentos.

 

Columnas de hoy