Foto: laopinion.com.co

Ecopetrol instaló en el oleoducto Caño Limón-Coveñas, 55 barreras para controlar el derrame de crudo del río Tibú, ocurrido el pasado domingo, a causa de una válvula ilícita. Y posicionó barreras adicionales para proteger la bocatoma del Acueducto Municipal de Tibú.

“Estamos en un proceso de arranque, ordenado por fases; eso va a tomar un tiempo. Después de 42 días que Campo Tibú estuvo parada, hubo accionar de grupos ilegales y amenazas contra los empleados. Nosotros eso lo rechazamos”, así lo afirmó ante los medios, Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol, tras suspensión de actividad en la zona.

Sin embargo, con la noticia del derrame de crudo, a través de válvulas ilegales para “poder hacer producción de coca”, y que, “nuestros trabajadores al llegar a la zona le hayan robado el vehículo, es una situación difícil, por lo que Ecopetrol estará comprometido con la zona, con la gente, porque entre todos se puede trabajar para mejorar esta situación”.

E informó que las planeaciones de las actividades de limpieza se realizarán de forma paralela a las laborales de recuperación del producto. Y el día de hoy se tomarán las muestras de agua en la bocatoma, para después ser analizada.

Estas actividades ilegales, Ecopetrol las rechazó completamente, debido al daño tan grande que están causando al ambiente, a los animales y habitantes de la zona.

Columnas de hoy