Por: Dr. Óscar Marulanda Calixto. Fundación Virgilio Barco

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

El coronavirus es un parásito mi­croscópico por partículas proteí­cas, pedazos de ADN o ARN, organismos primitivos con enorme capacidad de mutación. No está compuesto por células y se re­produce únicamente en el interior de una célula.

Aprovecha los mecanismos de repli­cación celular de la célula infectada para multiplicarse (parásito). Existen más de 5 mil especies; pueden infectar animales, plantas, bacterias e incluso, otros virus. Es la forma biológica más abundante del planeta. Los virus son 100 veces más pequeños que una bac­teria.

Los coronavirus fueron descubiertos en 1960; sus diferentes tipos producen diferentes enfermedades desde un res­friado común hasta un síndrome respi­ratorio grave.

En los últimos años se han presentado brotes epidémicos:

  1. SARS (año 2002): provocó más de 700 muertos en 37 países.
  2. MERS (año 2012): Arabia Saudita con más de 800 muertes.
  3. CHINA – WUHAN: (año 2019 – 2020): Hasta el 15 de febrero, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el total de fallecidos en China se situaba en los 1.523 y la cifra de infectados alcanza los 60.000.

Hay animales que actúan como reser­vorios de estos virus.

  • Los síntomas más importantes de esta infección son: tos, fiebre y difi­cultad respiratoria; asociado a fatiga y malestar general.
  • No existe actualmente vacunas.
  • La actual infección por coronavirus es una emergencia de salud pública de importancia internacional, según la OMS.
  • La mortalidad de esta infección viral es del 10%; la mayoría de los pacien­tes se recuperan.
  • Las personas con enfermedades pre­vias son más susceptibles a las infec­ciones por virus de este tipo; debido a su debilitado estado inmunológico. 

Carlos Arturo Álvarez, médico especialista en infectología y epidemiología, y profesor de Medicina de la Universidad Nacional, asegura que “en Colombia al parecer estamos lejos de recibirlo, pero con la evolución de este virus es muy probable que lo tengamos circulando en los meses de mayor transmisión de virus respiratorios (pico respiratorio), es decir entre marzo y junio”.

El doctor Álvarez manifiesta que lo podrían tildar de “alarmista”, porque otros virus como el ébola, el SARS y el MERS nunca lle­garon al país, pero, “hay que re­cordar que Colombia ahora es un país más abierto, más globaliza­do (basta con repasar el número de viajeros nacionales o interna­cionales en el aeropuerto el Dora­do, en el 2012 y ahora) y por ende con un potencial riesgo mayor”.

Cuándo alarmarse ante virus extranjeros

Los virus son tan antiguos como la hu­manidad misma, solo que hoy día exis­te tecnología científica que los permite identificar y clasificar rápidamente, para determinar su potencial de letali­dad, con base en los estudios de ADN.

Así por ejemplo, los brotes epidémicos de los años 2002 y 2012 fueron mu­cho más letales que el actual brote; es decir, las características biológicas de estos virus, determinan la tasa de mor­talidad, e igualmente la importancia de las medidas de salud pública para detener su propagación, como lo es por ejemplo, la cuarentena, el cierre de fronteras, los controles aeroportuarios, el lavado de manos, la higiene perso­nal, el uso de tapabocas, etc.

La prevención es lo más importante para cualquier virosis

  • Lávese frecuentemente sus manos, la higiene personal es importante.
  • Use tapabocas.
  • Aléjese de personas con tos u otras infecciones respiratorias.
  • Nútrase de manera adecuada y saludable.
  • Hidrátese.
  • Practique actividades deporti­vas.
  • No asista a conglomeraciones humanas.
  • Los animales deben tener su sitio adecuado.
  • Los virus se transmiten de per­sona a persona: vía aérea, vía respiratoria, pero también de animales a personas.

Columnas de hoy