Foto: msn.com

La gastritis es aquella inflamación del revestimiento del estómago, y se produce por la misma infección bacteriana que conlleva a la mayoría de úlceras estomacales. Esta afecta al esófago, estómago y parte del duodeno por la mayor producción de ácido.

El ácido genera úlceras que pueden ser de tres tipos:

  1. Superficial: donde solo puede haber ardor o en ocasiones, según su gravedad, genera sangrado.
  2. Cuando la gastritis afecta el esófago se convierte en esofagitis: inflamación que daña tejidos del esófago y el tubo muscular (encargado de llevar el alimento al estómago).
  3. Cuando la gastritis afecta el duodeno se convierte en duodenitis: inflamación de la parte superior del intestino delgado.

La gastritis también depende mucho de tres factores fundamentales:

- Horas alimenticias: si una persona es ordenada en las comidas, el cuerpo va a producir el ácido según la secuencia (desayuno, almuerzo y cena); pero si no existe un orden el ácido queda en contacto con la pared estomacal y quema.

- La alimentación: los alimentos en paquete, gaseosas, chicles o alimentos procesados (aderezos y picantes), pueden producirla.

- La aparición de Helicobacter pylori: esta infecta el estómago a causa de úlceras pépticas que son producidas por la malas comidas y frutas y verduras mal preparadas. Esta puede producir cáncer.

Fuente: Doctor Carlos Andrés Vera Aparicio, médico pediatra.

Columnas de hoy