Foto: americatv.com.pe

Embarazo, un estado que idealmente tiene una duración de 40 semanas (9 meses), dentro del útero (vientre y matriz) para la llegada del nuevo ser humano. Esto comienza cuando la célula que genéticamente tiene dos componentes:50% materno y 50% paterno, donde el cuerpo de la gestante se adapta para dar nutrientes, carbohidratos, ácidos grasos y minerales que permiten el apto crecimiento del embrión.

Desde el momento de la concepción hasta las 19 semanas y 6 días por diversas situaciones pueden presentarse las siguientes definiciones de aborto:

  1. Aborto espontáneo: Se da cuando sin ningún generador se da un sangrado y en él, está el embrión sin vida.
  2. Aborto por traumatismo: Se da cuando por un golpe, caída o actividad física sin cuidado se produce un sangrado, y en él se expulsa el embrión sin vida.
  3. Aborto retenido: Se produce cuando aún, sin haber sangrado, al realizar una ecografía de seguimiento se verifica que no hay latido del corazón y por ser un embrión sin vida, debe ser extraído por medio de un legrado.

Los anteriores no son generados por una manipulación externa, y medicamente se consideran como situaciones clínicas sin afectación al organismo de la mujer. Pero existe uno que tiene el pleno conocimiento: el aborto provocado.

Se genera cuando el crecimiento del embrión a su paso de ser un feto, se utiliza algún tipo de manipulación sea farmacológico (pastillas) o traumático (legrado) para extraerlo.

Cuando una mujer está expuesta a un aborto independiente de su causa, está expuesta a los siguientes riesgos:

- Riesgo de intoxicación por consumo de agua de yerbas o bebidas que pueden ser tóxicas como alcohol etílico, querosén o ácidos. Produciendo vómito, escalofríos y pérdida de la conciencia.

- Riesgo de sobredosis farmacológica por medicamentos como pastillas laxantes o infecciones de alto riesgo al corazón, riñones y pulmones.

- Riesgo de infección severa (sepsis) por realizar el aborto en clínicas clandestinas sin la adecuada esterilización y material.

-Riesgo de daño funcional del aparato reproductor femenino por restos placentarios, embrionales y por dejar material quirúrgico.

Fuente: Dr. Carlos Andrés Vera Aparicio

Columnas de hoy