Imagen: rchsd.org

El síndrome de Arnold Chiari, es una malformación dada en el cerebelo que es la encargada de controlar la coordinación y el movimiento muscular; esta sobresale y comienza a ocupar el espacio que es propio de la médula espinal. Puede desarrollarse durante la infancia, o nacer con ella.

Arnold Chiari ocurre debido a que el espacio superior del cráneo donde reposa la columna vertebral, es más pequeño de lo normal; al estar el espacio comprimido se comprime el cerebelo e incluso parte del tronco encefálico, encargado de controlar los nervios de cara y cuello.

Esta anomalía puede ser causa congénita; es decir, que fue desarrollado dentro del vientre materno; y los que no se desarrollan en el embarazado, aún se desconoce su procedencia.

El Hospital San Diego Rady Children’s, identifica los síntomas de esta enfermedad:

  1. Dolor de cuello y/o pecho.
  2. Dolores de cabeza desencadenados por las conductas de toser, estornudar o reír.
  3. Dificultades para tragar, que pueden cursar con náuseas, atragantamiento o vómitos.
  4. Dificultades para hablar.
  5. Movimientos oculares rápidos o problemas de vista, como sensibilidad a la luz (fotofobia) o visión borrosa.
  6. Problemas auditivos como acúfenos (silbidos en los oídos) o pérdidas auditivas (hipoacusias).
  7. Debilidad, pérdida de sensibilidad, adormecimiento, hormigueo u otras sensaciones anómalas en brazos y piernas.
  8. Insomnio.
  9. Depresión.

Columnas de hoy