Imagen: ssmaule.cl

La disminución del funcionamiento de las hormonas tiroideas, llamada hipotiroidismo, deja de producir por sí sola suficiente hormona tiroidea que mantiene en orden el funcionamiento del cuerpo.

Para que la glándula tiroides, encargada de regular el metabolismo y la temperatura corporal, funcionen, necesitan de unas órdenes de estructura cerebral, llamada ‘Hipotálamo’; pero esta glándula ubicada en la parte anterior del cuello, puede recibir “ataques” de células del propio esfuerzo, produciendo tiroiditis; es decir, se inflama la tiroides por efectos autoinmunes (anticuerpos del propio organismo, atacando sus propias células. No las reconocen como propia).

En el hipotiroidismo, la glándula tiroides no produce las hormonas P4 y P3, encargadas de ir a todas las células, órganos y tejidos para regular metabolismo y temperatura.

¿Cómo saber si se sufre de esta enfermedad?

  1. Aumento de peso.
  2. Fatiga.
  3. Somnolencia.
  4. Afectaciones en el estado de ánimo.
  5. Disminución del tránsito intestinal.
  6. Piel seca y cabello quebradizo.
  7. Pérdida de agilidad motora e intelectual.

¿Qué hacer ante esto?

Solicitar exámenes sanguíneos PSH (Hormona Estimulante de la Tiroides) y las hormonas P4 y P3. Si se encuentra un PSH alta, pero la P4 y P3 están normales, puede ser un posible caso de hipotiroidismo sub-clínico.

Si esto se presenta en la infancia, el niño será de bajo peso, o retardo en el desarrollo sexual o con poca capacidad (bajo rendimiento escolar); y en las mujeres, puede suceder con un trastorno menstrual, o aumento de la prolactina sin estar en embarazo; y en los jóvenes, la difusión eréctil.

Fuente: Doctor Oscar Marulanda /Fundación Virgilio Barco.

Columnas de hoy