Por: Andrés Ariza, Ingeniero de Sistemas.

Un 93% de los padres aseguran que sus hijos entre los 7 y los 12 años tienen acceso a tabletas o teléfonos inteligentes según cifras de un estudio de Facebook en América Latina. Mientras los niños exploran internet con gran agilidad, el estudio también revela que un 90% de los padres de familia desearían tener más control sobre la experiencia digital de sus hijos y saber cómo evitar riesgos.

En el pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya alertó sobre las consecuencias de que un niño pase demasiado tiempo frente a equipos electrónicos, como la televisión, el celular, el computador y las consolas, y aconsejó no dejar a los bebés delante de las pantallas, con casos que van desde la obesidad hasta la adicción.

Maximiliano Cantis, especialista del laboratorio de ciberseguridad Eset, expone que para proteger a los menores en internet hay dos vías: una es la tecnológica y la otra, la vía del diálogo.

Además de las conversaciones en familia, los padres pueden apoyarse en herramientas de control parental para definir los horarios de navegación, establecer a qué sitios pueden o no acceder y poner límites específicos a categorías como el alcohol, el sexo o la violencia. Dado que la función de protección del menor es una responsabilidad de los padres, el revisar correos y redes sociales de los menores no constituye una violación a la privacidad según la jurisprudencia de la Corte Suprema.

“Para que esto no se vuelva invasivo, los chicos tienen que entender por qué lo padres necesitan saber con quiénes están hablando, para lo que los padres deben estar al tanto de amenazas como el “ciberacoso” o la “sextorsión”, explica Cantis, quien resalta que el diálogo, la conciliación y el establecimiento de reglas de uso del celular para los menores son fundamentales.

Algo útil que recomienda el experto es buscar que los menores comprendan que "cada vez que suban algo a internet tengan en cuenta que eso queda registrado y puede ser descargado e, incluso, viralizado. Todo lo que suben deja una marca que empieza a ser parte del registro de la vida del chico en internet y se puede volver en contra de él”.

Herramientas de control parental a su disposición

Poder establecer bloqueos de contenido inapropiado e incluso retirar una conexión a internet de forma remota para evitar que el niño navegue más tiempo del acordado, así como recibir informes sobre cuánto tiempo gastan los menores en una aplicación determinada, son unas herramientas para protegerlos y acompañarlos en espacios digitales.

Las siguientes son algunas opciones con las que los padres pueden establecer límites técnicos en dispositivos móviles:

1. Family Link

La aplicación Family Link, creada por Google, permite configurar las aplicaciones que están permitidas para uso de los menores en otro teléfono. Además de poder controlar el tiempo de uso del dispositivo o configurar una hora para suspender su uso, la aplicación permitirá a los padres ubicar al menor, siempre y cuando tenga el teléfono consigo.

En caso de que los menores no tengan una cuenta con Google, los padres podrán crear una para mayores de 13 años. La aplicación vincula el celular del menor con el del padre o acudiente y luego permitirá desde informes de actividad hasta configuraciones que funcionan desde un navegador web. Compatible también para dispositivos iOS.

2. Qustodio

La aplicación Qustodio tiene una versión gratuita con la que padres pueden proteger un dispositivo y establecer controles básicos de protección como configuraciones de Android o prohibir la navegación en modo incognito.

Para evitar que el menor busque realizar las propias configuraciones del dispositivo, Qustodio le pide al adulto responsable mantener una contraseña para realizar modificaciones.

Después de crear un perfil para el menor, el acudiente podrá no solo ver el histórico de la actividad sino también elegir categorías de sitios web que estarán bloqueadas, entre ellas figuran la pornografía, las drogas, las apuestas, los contenidos violentos, las armas, la blasfemia o el alcohol. Los padres podrán bloquear también, por ejemplo, la participación en foros.

En la versión Premium, la aplicación busca ampliar la protección a múltiples dispositivos y permitir funciones más avanzadas como el seguimiento de la ubicación, el control de mensajes de texto y llamadas o el control de aplicaciones. Compatible también en dispositivos Apple.

Columnas de hoy