Foto: laopinion.com.co

Los jóvenes venezolanos al llegar a la ciudad, ven solo necesidad a su alrededor, y olvidan que aún llevan su juventud, característica que en su país de origen la disfrutaban con libertad. Casa Morada, quiere devolverles eso con cultura y arte, para que expresen lo que sienten, e inviertan bien su tiempo libre.

La casa está ubicada en Atalaya, y abrió hace siete meses; ahora los jóvenes conocen que tienen un lugar dónde ser ellos mismos. Actualmente cuentan con 10 personas que van todos los días a compartir experiencias y han adecuado el espacio a su manera, con dibujos y mucho color.

Los jóvenes reciben talleres de música, en donde el ritmo que más predomina es el rock y el rap. Ahora conforman una banda llamada ‘Rap Conciencia’ y tocan en las comunas de la ciudad.

“Una ventaja que tenemos los artistas jóvenes es que contamos con un estudio para grabar, labor que se haría titánica sin un espacio como Casa Morada”, afirmó el vocalista Sebastián Restrepo.

Esta idea es una réplica que viene desde Medellín, y que ahora impacta en Cúcuta para todos aquellos migrantes que quieren descubrir sus talentos y habilidades.

Columnas de hoy