Por: Fernando Fonseca Roa

No es nada nuevo que el Vicepresidente Germán Vargas Lleras, a manera de señalamiento al Fondo Adaptación, indique en una declaración reciente que “no han salido los estudios para Gramalote”. Sin embargo, reconforta a los habitantes del municipio que alguien con tan alta investidura ponga el dedo en llaga y le diga en la cara a la gerente de la entidad cuestionada, que el proceso de reconstrucción no cumple el cronograma fijado y que con el pasar de los meses abundan los tropiezos por la falta de exigencia, de parte de quien debe estar al frente de esa operación.

Digo que no es nueva la queja en este sentido, porque con anticipación el gobernador Edgar Díaz Contreras, había refutado a la gerente Carmen Arevalo, unas afirmaciones suyas en los medios nacionales, donde aseguraba que los estudios sobre las vías de acceso al nuevo casco urbano y los planos para el acueducto y demás obras de saneamiento básico, ya estaban en manos de la Gobernación para poner en marcha el convenio suscrito para tal fin.

El mandatario regional explicó en forma oportuna, como el Fondo Adaptación incumplió una vez más la fecha de entrega de los estudios respectivos, dando pie al retraso constante del proyecto, que el presidente Santos había prometido entregar al finalizar su periodo de gobierno. Impertérritos y llenos de estoicismo los nativos de Gramalote deben esperar a que transcurran otros cuatro años, para comprobar si la palabra empeñada guarda algún honor como en los tiempos de antes. Es tal la irresponsabilidad del Fondo Adaptación, que el municipio fue rebautizado por los nortesantandereanos con el remoquete de “Dramalote”.

En varias ocasiones Vargas Lleras se ha exaltado por el procedimiento cansino que le han aplicado al proceso de la reconstrucción. Siendo Ministro de Vivienda se salió de casillas y regañó a todo el mundo por el tiempo perdido, los errores técnicos y la falta de compromiso. Esas falencias también representan la inversión de muchos millones de pesos, que se perdieron al retroceder por no contar con una orientación precisa. Dieron palos de ciegos en esa oportunidad y aún en la fecha no aprenden la lección.

El Vicepresidente interpreta con su nueva interpelación, el descontento de la comunidad damnificada  que espera con  ansiedad la refundación de su pueblo. En esta carrera contra el tiempo es inadmisible dejar que los términos de las fases de la reconstrucción transcurran sin ser ejecutados. Los estudios mencionados sobre las vías de acceso y las redes de acueducto, alcantarillado y gas domiciliario, son fundamentales para que el proceso arranque en forma estructural. Al finalizar agosto vence el plazo que extendió el Fondo Adaptación para ponerse al día con este componente, pero desde ya todos permanecemos a la expectativa por conocer la respuesta. Gramaloteros y habitantes del departamento preguntamos al unísono: ¿Doña Carmen, será que sí??

 

 

 

 

     

    

отзывов сайт
Nombre 
Email 
Mensaje 
Por favor escriba el Código de Seguridad bnpsbrkh ¡Ayúdenos a prevenir SPAM!
    

 

Teléfono Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta: (37) 5 724601 Ext: 105

Columnas de hoy