Foto: google.com

La adolescencia no es una etapa fácil, pues está llena de cambios tanto físicos como emocionales y los padres de familia deben tener en cuenta esto, y recordar que todos pasaron por las mismas situaciones.  Es normal que algunos jóvenes presenten rebeldías, y cambios en su comportamiento, para poder entender lo que le sucede a su hijo es importante saber los conflictos a los que se enfrenta día a día. 

Uno de ellos y el más importante son los conflictos en el hogar con los mismos miembros de la familia, tanto con padres como con hermanos y demás, esto se debe a que la mayoría de los adolescentes pasan por la etapa de “la independencia” y es cuando generalmente los padres adoptan posturas más rígidas y en algunos casos extremas.

El segundo conflicto es con el mundo, los adolescentes desean tener el control de todo y cuando este control no es puesto en límites, se torna  peligroso, ya que su hijo adolescente accederá a todo lo que quiere sin moderación dañándose a él mismo y a la propia sociedad. El pronóstico es que será un  joven y adulto sin límites. 

Algunos consejos que les pueden ayudar como padres de adolescentes son los siguientes:

  1.     El diálogo, siendo el primero y más importante, pues no vas a saber que le sucede a su hijo si solo discuten y no se habla con él.
  2.     Entender que son dos personas diferentes, y como diferentes su percepción al resto del mundo cambia, recuerda que cada cabeza es un mundo.
  3.     Adoptar una postura de amigo y no de enemigo, no es bueno ser extremadamente estricto, u obligar a que su hijo acceda a cosas que no desea.
  4.     Ser consejero y mentor, en sus momentos de debilidad es bueno que lo motives y ayudes a sentir mejor.