Foto: google.com

El proyecto generará unos 210 empleos directos en los corregimientos de Palmarito y Banco de Arena.  Los campesinos están empeñados en dejar de cultivar coca y a cambio iniciaron un proyecto de caña panelera con el que buscan encarrilar de nuevo sus economías.

La falta de empleo hace que los jóvenes allí tengan sólo dos opciones laborales: contrabandear gasolina o raspar hojas de coca, por eso el proyecto se enfoca en brindar oportunidades para la zona.  La comunidad solicitó apoyo técnico, profesional y financiero a funcionarios de bienestar social de la Alcaldía y la Agencia para el Desarrollo Rural (ADR) que los visitaron  a principios de este mes.

La ayuda es para desarrollar los cultivos de caña, la adecuación de “La Casona”, como un centro recreativo y cultural y la construcción de un vivero.

El programa del Ejército Nacional ‘Fe en Colombia’, se ha unido a esta iniciativa, a través de la asesoría técnica para la formulación del proyecto y el acompañamiento a la comunidad.

Instituciones como la Cooperación alemana GIZ y la Universidad Francisco de Paula Santander (UFPS) también se empiezan a sumar a la iniciativa.