follow Los beneficios del perdón han sido desvelados por la ciencia muy recientemente, aunque la dimensión religiosa lo ha siempre anunciado a lo largo de la historia de la humanidad. 

Las ventajas del perdón, ahora validadas por el mundo científico, incluyen la reducción del dolor crónico, de los trastornos cardiovasculares, de la conducta violenta, el incremento de la esperanza y el alivio de los niveles de depresión y ansiedad. Las personas que no perdonan sufren niveles elevados de presión arterial y frecuencia cardiaca, así como otros problemas de salud. 

source link El perdón es un proceso (o el resultado de un proceso) que involucra un cambio en las emociones y actitudes hacia un ofensor. El resultado del proceso se describe como una disminución en la motivación para tomar represalias o guardar la lejanía respecto a un ofensor a pesar de sus acciones, y requiere dejar ir las emociones negativas que se experimenten hacia él. 

Preparing For Dissertation Defense El perdón no debe ser confundido con  excusar, condonar, indultar ni olvidar.  De este modo:

http://bluntmax.com/chemistry-help-avogadros-number/ chemistry help avogadros number Excusar implica tomar la decisión de no responsabilizar a una persona o grupo por una acción.

Condonar supone que no vemos la acción como negativa o inadecuada y que no consideramos necesario perdonar a su autor.

Indultar equivale a absolver a una persona de los crímenes por los que había sido condenada, y le corresponde únicamente a una figura social representativa.

http://cantat.amu.edu.pl/?how-to-write-a-synopsis-for-a-dissertation Olvidar es remover la ofensa del pensamiento.

Perdonar concede beneficios importantes a las víctimas de una ofensa. 

Una mejora en la salud física y mental.

Una restauración del sentido de empoderamiento personal.

Una posibilidad clara y sana de reconciliación entre el ofendido y el ofensor.

Una sensación de esperanza por la resolución de un conflicto.

Un cambio positivo en el esquema afectivo.

Cuatro aspectos claves para mejorar la disposición al perdón y aprender a sanar las heridas del pasado.

 

Fuente: Aleteia

Autor: Javier Fiz Pérez