Por: María Álvarez de las Asturias, fundadora del Instituto Coincidirespecializado en el asesoramiento personal y familiar.  España. 

El matrimonio es una decisión con consecuencias tan importantes en la vida de los contrayentes que solo puede surgir desde la libertad. Desde esta aproximación se puede entender mejor qué es un matrimonio nulo.

Cuando una pareja de novios decide casarse, lo deseable es poder alegrarse de su decisión; pero con frecuencia solo nos fijamos en la celebración y no damos importancia suficiente al hecho de que el matrimonio es mucho más que la boda y esta decisión, casarse, va a cambiar sus vidas. Por la relevancia de las consecuencias que tiene, es importante que esa voluntad que manifiestan (de unirse en matrimonio) responda a la verdad de lo que quieren vivir. 

Porque el matrimonio es una cuestión de libertad. Casarse implica elegir a una persona para compartir la vida en una unión de amor; pero, además, supone optar por una forma concreta de vivir esa unión ya que el matrimonio tiene unas características especiales que lo distinguen de otras formas de relación amorosa.

En ocasiones, hay circunstancias personales que limitan la libertad; por ejemplo, dificultades psicológicas que nos dificultan ser dueños de nuestras decisiones, dejándonos llevar por impulsos o miedos que no podemos resistir. Otras veces son circunstancias o presiones externas las que llevan a una persona a hacer algo que, realmente, no quiere; incluso en ocasiones puede haber algún hecho o circunstancia que se nos ha ocultado y que, de haberse conocido, nos habría llevado a decidir no casarnos.

Hemos dicho que casarse implica, además, elegir una forma de unión con unas características especiales: el matrimonio es querer vivir un amor fiel, fecundo y para siempre, siendo una sola carne en los días buenos y en los malos. Si uno de los contrayentes (o los dos) no quiere una unión así y prefiere una relación que, por ejemplo, se pueda romper o esté abierta a relaciones con otras personas, realmente no quiere el matrimonio: aunque lo esté diciendo con los labios, la verdad es que su voluntad, su decisión libre, su “sí” es a otro tipo de unión.

En este punto es donde podemos entender qué es la nulidad de matrimonio. Solo la decisión libre, consciente y voluntaria de ambos contrayentes puede dar origen al matrimonio entre ellos. Si hay alguna circunstancia que les impide elegirlo libremente o si realmente quieren una unión desprovista de alguna de las características del matrimonio, el matrimonio no surge. Aunque aparentemente se hayan casado, en realidad no lo han hecho.

Casi todos los sistemas legales regulan la nulidad del matrimonio: también la Iglesia Católica afirma que una persona solo se casa si realmente quiere casarse. Y eso implica:

  1.  Que nadie puede decidir por ti que estás casado
  2.  Que nadie puede decidir por ti qué tipo de unión quieres.

Y este respeto a la libertad personal es tan fuerte que, en la Iglesia, las cosas no cambian por el simple paso del tiempo: si te has casado, estás casado. Pero si realmente no te has casado, no pasas a estarlo por el paso del tiempo.

Ahora bien, como lo que consta ante la ley (civil y/o eclesiástica) es que los contrayentes dijeron “sí, quiero contraer matrimonio; sí, vengo libremente”, lo que en principio consta es la existencia de un matrimonio válido. En caso de considerar que hay motivos suficientes por los que no es así, es necesario acudir a un proceso para solicitar que se declare nulo y probar esos motivos.

Cuando escuchamos hablar de los procesos de nulidad de matrimonio, muchas veces nos cuesta entenderlo. Es verdad que no en todos los casos de separación o divorcio hay causas que hacen nulo el matrimonio; pero si conociéramos más de cerca la realidad que han vivido las personas que inician un proceso de este tipo, comprenderíamos que las cosas muchas veces no son como parecen; y que conocer la verdad de la situación personal en la que uno se encuentra puede ser una ayuda para curar las heridas de una ruptura y poder afrontar el futuro desde la verdad.

Por: es.aleteia.org 

El Papa Francisco ha remarcado en más de una ocasión que la Iglesia Católica está siempre en misión, es decir, que es misionera por vocación. En efecto, con motivo de la 92 Jornada Misionera Mundial que se celebra el domingo 21 de octubre de 2018, la Agencia Fides presentó algunas estadísticas seleccionadas para ofrecer un cuadro panorámico de la Iglesia misionera en el mundo. 

En general, aumenta el número de los católicos, pero en porcentaje disminuyen, igualmente baja el número de sacerdotes, seminaristas, religiosos y  religiosas. Una buena noticia es el aumento de los diáconos permanentes y del potencial de la obra social y caritativa de la Iglesia que beneficia cada vez más a la infancia y a la juventud y las personas mayores en el mundo. Veamos las cifras preparadas por la Agencia Fides:

 

Católicos en el Mundo 

Hasta el 31 de diciembre de 2016, la población mundial era 7.352.289.000 personas. En la misma fecha, el número de católicos era de 1.299.059.000 personas. 

 El número de católicos aumentó en 14.249.000, pero en porcentaje se aprecia una ligera disminución ya que se pasó del 17,73% de la población del mundo al 17,67%.

El número de católicos crece en todos los continentes, menos que en Europa por tercer año consecutivo (-240.000), que como el año pasado registra una disminución más marcada. En América la cuota de católicos crece en +6.023.000. 

Como mencionamos a nivel global el porcentaje de los católicos ha disminuido del 0,05%.  Aumentan en América (+0,06), Asia (+0,01) y en Oceanía (+0,02), y hay disminuciones en África (-0,18) y Europa (-0,11).  

Habitantes por sacerdote 

El número de habitantes por sacerdote ha aumentado de 39 unidades, alcanzando el número de 3.130. Se registran aumentos en África (+7), América (+74), Europa (+22) Oceanía (+52). Se confirma una disminución, como el año anterior en Asia (-13).  

Sacerdotes y diáconos

El número total de sacerdotes en el mundo este año también ha disminuido, alcanzando una cuota de 414.969 (-687). Una vez más, se señala una disminución importante en Europa (-2.583) a la que se suma este año América (-589). Los aumentos se dan en África (+1.181) y Asia (+1.304). 

Los diáconos permanentes en el mundo este año también han aumentado de 1.057 alcanzando el número de 46.312. El aumento más consistente se confirma una vez más en América (+842), seguida por Europa (+145). 

Obispos 

Los obispos en el mundo ha aumentado de 49 unidades: 5.353. Aumentan los obispos diocesanos y también religiosos. Los obispos aumentan en América (+34).  

Religiosos y religiosas

Los religiosos no sacerdotes han disminuido por cuarto año consecutivo, al contrario de la tendencia de años anteriores, de 1.604 unidades, situándose en 52.625. Las disminuciones, mucho más consistentes que el año pasado, se han registrado en todo el mundo: África (-50), América (-503), Asia (-373), Europa (-614) y Oceanía (-64). 

Se confirma la tendencia a la disminución global de las religiosas, disminuyendo de 10.885 unidades, inferior con respecto al año pasado. Son en total 659.445. Los aumentos se registran otra vez, en África (+943) y en Asia (+533), las disminuciones en América (-3.775), Europa (-8.370) y Oceanía (-216). 

Misioneros laicos y catequistas

El número de Misioneros laicos en el mundo es de 354.743, con un aumento global de 2.946 unidades, particularmente sensible en América (+4.728) y África (+759). Y disminuciones en Asia (-1.565), Europa (-921) y Oceanía (-55).
Los Catequistas en el mundo han disminuido un total de 36.364 unidades, situándose en 3.086.289. El único aumento ha sido en África (+10.669). Disminuyen en América (-20.407), Asia (-12.896), Europa (-13.417) y Oceanía (-313). 

Seminaristas mayores

El número de seminaristas mayores, diocesanos y religiosos, este año también ha disminuido globalmente, exactamente de 683 unidades, alcanzando el número de 116.160. Los aumentos se han registrado en África (+1.455) y en menor medida en Asia (+9), mientras disminuyen en América (-1.123), Europa (-964) y Oceanía (-60).

Los seminaristas mayores diocesanos son 71.117 (+999 respecto al año anterior) y los religiosos 45.043 (-1.682). Para los seminaristas mayores diocesanos los aumentos se producen en África (+1.059), América (+16) y Asia (+310). Las disminuciones han sido en Europa (-381) y Oceanía (-5). Los seminaristas mayores religiosos aumentan sólo en África (+396), mientras que disminuyen en América (-1.139), Asia (-301), Europa (-583) y Oceanía (-55). 

Seminaristas menores

El número total de seminaristas menores, diocesanos y religiosos, este año al contrario del precedente, ha disminuido de 2.735 unidades, situándose en 101.616. Han disminuido en todos los continentes: África (-69), América (-1.299), Asia (-871), Europa (-581) y Oceanía (-5).

Los seminaristas menores diocesanos son 78.369 (-1.729) y los religiosos 23.247 (-1.006). Para los seminaristas diocesanos el aumento se registra en África (+236) y Oceanía (+7). La disminución en América (-684), Asia (-988) y Europa (-300).
Los seminaristas menores religiosos por su parte aumentan sólo en Asia (+207). Disminuyen en África (-305), América (-615), Europa (-281) y Oceanía (-12). 

Institutos de instrucción y educación

En el campo de la instrucción y la educación la Iglesia administra en el mundo 72.826 escuelas infantiles frecuentadas por 7.313.370 alumnos; 96.573 escuelas primarias con 35.125.124 alumnos; 47.862 institutos de secundaria con 19.956.347 alumnos. Además sigue a 2.509.457 alumnos de escuelas superiores y 3.049.548 estudiantes universitarios.

Obras sociales de la Iglesia

Los institutos de beneficencia y asistencia administrados en el mundo por la Iglesia engloban: 5.287 hospitales con mayor presencia en América (1.530) y África (1.321); 15.937 dispensarios, la mayor parte en África (5.177), América (4.430) y Asia (3.300); 610 leproserías distribuidas principalmente en Asia (352) y África (192); 15.722 casas para ancianos, enfermos crónicos y discapacitados la mayor parte en Europa (8.127) y América (3.763); 9.552 orfanatos en su mayoría en Asia (3.660); 11.758 guarderías con el mayor número en Asia (3.295) y en América (3.191); 13.897 consultorios matrimoniales, en gran parte en Europa (5.664) y América (4.984); 3.506 centros de educación o reeducación social y 35.746 instituciones de otros tipos.

Foto: georgeherald.com

La depresión es una enfermedad mental, un trastorno del estado de ánimo en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante semanas o por más tiempo, en los adultos mayores es un problema generalizado, pero no es una parte normal del envejecimiento, con frecuencia, no se reconoce ni recibe tratamiento.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el trastorno por depresión es una de las enfermedades más frecuentes y afectó en 2017 a cerca de 322 millones de personas.

El 41 % de los adultos mayores de 60 años padece este trastorno, más de dos millones de personas en Colombia, según una investigación de la Fundación Saldarriaga Concha, publicado este miércoles con motivo del Día Mundial de la Salud Mental. Según la Organización la mayoría de las causas son por "las características de su entorno y a la exclusión a la que suele sometérseles".

Según la organización, la depresión no está demostrada como causa principal de muerte entre los mayores aunque sí puede afectar su "funcionalidad y calidad de vida" porque puede provocar trastornos de apetito o de sueño, fatiga crónica y dolor de cabeza, lo que dificulta sus relaciones sociales.

la líder de Salud y Bienestar de la fundación, Lina González, detalló que entre las medidas para garantizar "una vejez de calidad" está brindar un entorno de bienestar donde se tengan presente el cuidado, la salud, la educación, los hábitos saludables, la convivencia y el reconocimiento hacia estas personas.

Foto: concepto.de

La ONU advirtió sobre las dimensiones del cambio climático, una de las mayores preocupaciones ecológicas de finales del siglo XX y comienzos del XXI, consistente en el incremento sostenido de la temperatura promedio del planeta Tierra a lo largo de un siglo, lo cual evidencia numerosos efectos en el comportamiento climático y en el nivel promedio de las aguas oceánicas, dado el paulatino derretimiento del hielo polar.

Pero también destacó que aún es posible evitar sus peores consecuencias. Esto requiere de voluntad política, pero hay algunas cosas que podemos hacer nosotros.

Cambie de proveedor energético; Opte por un proveedor que ofrezca electricidad obtenida a través de energía eólica, hidráulica o bioenergía.

Coma menos carne; según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el 14,5 por ciento de todas las emisiones de gases invernadero causadas por el ser humano provienen del sector animal, gran parte de la producción vacuna y láctea.

Desperdicie menos comida; una cuarta parte de las emisiones de gases invernadero es causada por la agricultura, es decir, el proceso de producción de alimentos. Según la ONU, el desperdicio de comida se traduce en 3,3 mil millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2).

Consuma menos; la mayoría de los países gastan todos los años más recursos naturales de los que el planeta puede volver a generar en ese tiempo.

Participe en acciones colectivas; muchos están convencidos de que lo mejor que puede hacer cada individuo es crear grupos y acciones conjuntas. La gente debería sumarse a grandes movimientos de mucho alcance, para así poder lograr un cambio real.

Foto:elconfidencial.com

Es uno de los momentos decisivos en la carrera profesional de muchas personas. Y, también, una de las oportunidades frecuentes para decir lo que no se debe. Pero hay algunas claves que pueden ayudar a alcanzar el puesto que tanto desea.

Algunas de las cosas que NO debe decir son las siguientes, elaborada a partir de varios expertos en reclutamiento, selección de personal y entrenamiento:

1. "Mi jefe era un incompetente"; los expertos laborales coinciden plenamente en este punto. Si estás dispuesto a faltar el respeto a tu exempleador, nada asegura que no hará lo mismo con el nuevo.

2. "Odio mi trabajo actual"; los expertos recomiendan dejar de lado las expresiones con fuerte carga negativa y utilizar expresiones del tipo "estoy buscando nuevos desafíos".

3. "No tengo debilidades", "mi único defecto es que soy perfeccionista"; no solo suena arrogante, sino que además sugiere que como el entrevistado no es capaz de hacerse ninguna autocrítica.

4. "¿Cuántos días libres tiene este empleo?"; si se trata de la primera entrevista laboral, donde aún no te han ofrecido el cargo y ni siquiera te han hablado de un posible salario, no necesitas entrar en el detalle de los beneficios.

5. "¿A qué se dedica tu empresa?"; esto no lo debes decir nunca. Investiga quién es tú empleador, revisa su sitio web, sus redes sociales y las noticias que se hayan publicado sobre la firma", agrega.

6. "¿Cuál es el salario?"; no pongas el tema sobre la mesa. Espera a que el entrevistador lo mencione, porque quizás ni siquiera te han considerado aún para el rol.

7. "Realmente quiero este trabajo", "Soy el más calificado para este empleo"; no es bueno parecer en una posición desesperada. Una cosa es decir que estás muy interesado en el empleo y que crees que tienes las habilidades para hacerlo.

8. "sé que no soy el más calificado para este empleo, pero puedo aprender...",  nunca decir "no sé". En eso la sugerencia es destacar ejemplos prácticos que muestren tu experiencia en vez de sacar a relucir tus potenciales desventajas.