Foto: vatican.va

En la Audiencia General celebrada en la Plaza de San Pedro del Vaticano los miércoles de cada semana, en  la correspondiente al 10 de octubre, el Papa Francisco realizó una fuerte defensa del derecho a la vida de todas las personas y criticó con dureza el aborto. “Toda violencia y daño contra la vida provienen del miedo. Acoger al otro desafía nuestro individualismo”, recalcó el Santo Padre.

Francisco aseguró que no es justo deshacerse de una vida humana que se encuentra en el vientre de su madre y lo comparó con recurrir a un sicario para solucionar un problema.  Dice el Papa: “por eso los padres deben ser acompañados y sostenidos para superar sus compresibles miedos. Un niño enfermo, como cualquier persona necesitada y vulnerable, más que un problema es un don de Dios, que nos puede sacar de nuestro egoísmo y hacernos crecer en el amor”.

Francisco aseveró que lo que  lleva al hombre a rechazar la vida, “son los ídolos de este mundo: el dinero –mejor deshacerse de éste porque costará- el poder, el éxito. Son parámetros equivocados para evaluar la vida”. El Papa exhortó a las personas de tomar el valor del amor como única medida auténtica de vida, el mismo amor con que Dios ama cada vida humana.

“Que nadie mida la vida según los engaños de este mundo, sino que cada uno se acepte a sí mismo y los demás en nombre del Padre que nos ha creado. Él es un amante de la vida”.  Afirmó el Sumo Pontífice.

 

Foto: elheraldo.com

La Red Mundial de Oración del Papa inició el pedido de oración del Santo Padre desde el 1 de octubre, en el día de Santa Teresita de Lisieux, rezando a lo largo de todo el mes por la misión de los consagrados y las consagradas, para que “despierten su fervor misionero y estén presentes entre los pobres, los marginados y con los que no tienen voz”.

El Papa Francisco ha invitado a los fieles de todo el mundo a rezar el Rosario todos los días del mes mariano de octubre, pidiendo la intercesión de la Virgen María y San Miguel Arcángel para que protejan la Iglesia “del demonio en estos tiempos de crisis”, ya que se ha visto en los últimos meses que la Iglesia vive situaciones difíciles, entre ellas, han aparecido con mucha más fuerza que antes, abusos sexuales, abusos de poder y de conciencia por parte de clérigos, personas consagradas y también laicos; sumando así divisiones internas.

El comunicado sostiene que, con esta solicitud de intercesión, el Papa pide a los fieles que recen para que María “ponga a la Iglesia bajo su manto protector”, y no solo la defienda, sino que la haga “más consciente de las culpas, de los errores, de los abusos cometidos en el presente y en el pasado y comprometida a luchar sin ninguna vacilación para que el mal no prevalezca”.

La intención general para el apostolado de la oración es: para “que quienes se sienten agobiados hasta el extremo de desear el fin de su vida, adviertan la cercanía amorosa de Dios”.

Foto: aztecanoticias.com

En la Audiencia General de hoy miércoles 19 de septiembre, el Papa Francisco invitó a todas las personas del mundo a valorar a los padres como lo anuncia el cuarto mandamiento de la ley de Dios: “Honra a tu padre y a tu madre… para que se prolonguen tus días y seas feliz en el país que Dios te da”, fueron las palabras del Pontífice.

El Santo Padre exige a la juventud actual, a valorar más la familia y respetar a toda costa al hombre y a la mujer que le dieron la vida, que hicieron todo lo posible por sacarlo adelante, que nunca se quejaron de la mala situación en que estaban y que siempre buscaban la forma de  ver a sus hijos felices. El Papa dice que “la felicidad que promete el mandamiento no se encuentra vinculada a los méritos de los padres, sino en el reconocimiento y el respeto hacia quienes nos han traído al mundo”.

El Papa Francisco termina la Audiencia invitando a todos los jóvenes del mundo “a mostrar el cariño a sus padres, a través de signos concretos de ternura y afecto, y también con la oración”.  Añade que este es “un amor que debe estar con Dios, para que sea posible la conexión con el prójimo sin importar las barreras, aquellas personas que no contaron con unos buenos padres, ni una buena formación, deben  fortalecerse en Cristo, para que sea él, quien intervenga y traiga a su corazón esa paz que necesita, el perdón a esos tutores que no cumplieron bien su labor como padres de familia”.

Foto: infovaticana.com

En un momento histórico en el que la Iglesia entra en una nueva Etapa Evangelizadora, a través de un “estado permanente de misión”, el Sínodo de los Obispos está llamado a convertirse cada vez más en un canal adecuado para la evangelización del mundo de hoy.

Después de recordar cómo la institución fue decidida por el Papa Pablo VI el 15 de septiembre de 1965 y que  sigue siendo “uno de los legados más preciosos del Concilio Vaticano II”, el Papa Francisco subraya la “colaboración efectiva” del Sínodo de los Obispos con el Sumo Pontífice en asuntos de mayor importancia, aquellos que “requieren especial ciencia y prudencia para el bien de toda la Iglesia”.

El Vaticano hizo pública hoy la constitución apostólica “Episcopalis communio”, sobre la función y estructura del Sínodo de los Obispos. El documento pontificio está conformado por dos secciones: una doctrinal, compuesta de 10 párrafos, y otra disciplinar, que contiene 27 artículos.

El Santo Padre determinó que el Sínodo de los Obispos se reúne en tres situaciones.

La primera es la Asamblea General Ordinaria, “se tratan asuntos concernientes al bien de la Iglesia universal”. Una segunda ocasión es la Asamblea General Extraordinaria, “los asuntos a tratar, que conciernen al bien de la Iglesia universal, requieren una consideración urgente”. La tercera es la Asamblea especial, en caso de “temas que se refieren principalmente a una o más áreas geográficas específicas”.

Foto: lastampa.it

La presentación de la Constitución Apostólica "Episcopalis Communio", que hasta ahora no existía para esta institución, se presentará mañana en la sala de prensa vaticana, con el cardenal Lorenzo Baldisseri; produciéndose de igual forma en vísperas del Sínodo sobre los jóvenes que se celebrará durante el mes de octubre en la Santa Sede.

Esta  Constitución  regulará la estructura del Sínodo, reuniendo en Asamblea a todos los Obispos del mundo para abordar temas de interés para la Iglesia; con el Papa Francisco se introdujeron algunas novedades tanto en la preparación, como en el envío de cuestionarios previos a las conferencias episcopales, como en las conclusiones. Eliminando  además la lista final de "las proposiciones de los padres sinodales", que se presentaban para redactar el documento final y en su lugar pidió la elaboración de un texto común que la Asamblea tenía que votar punto por punto.

Participarán en la presentación del nuevo documento el cardenal Lorenzo Baldisseri, Monseñor Fabio Fabene, respectivamente secretario y subsecretario de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos, y el profesor Dario Vitali, asesor de la misma Secretaría y profesor de Teología Dogmática en la Pontificia Universidad Gregoriana.