Foto: Aciprensa.com

El Papa Francisco después de regresar de su descanso, reflexiona un tema en el que todos los fieles deben detenerse un poco y pensar en sus actos como Iglesia y como cristianos: “la verdadera riqueza de nuestra vida está en su Amor infinito”.

Su Santidad Francisco reitera el libro de los Hechos de los Apóstoles, y se detiene sobre la primera curación realizada por los apóstoles, en este caso, de Pedro, a un hombre paralítico de nacimiento y esas palabras de fe que pronuncia en nombre del Redentor: “no tengo plata ni oro, pero te doy lo que tengo. En el nombre de Jesucristo Nazareno, levántate y camina”.

Menciona que a eso debe estar llamada la Iglesia, las parroquias y toda realidad eclesiástica, a compartir los bienes espirituales en donde no existen fronteras y en donde la acción del Espíritu Santo derrama sus gracias bautismales y reaviva a los cristianos en una misma comunidad.

Y afirma que Pedro y Juan enseñan a “no poner la confianza en los medios, que siempre serán útiles, sino en la verdadera riqueza que es la relación con Cristo resucitado”. Y lamenta que las parroquias “se preocupen más por el dinero que por los Sacramentos”, exhorta para que compartan y se identifiquen con los demás al escuchar el clamor de los pobres.

La fe debe ir acompañada de las obras, sino sería una fe muerta, por lo que cada acción de caridad que se realice, debe hacerse en nombre de Jesús, ya que el paralítico fue puesto en pie gracias al ‘Nombre que salva’.

Por último, dice a los fieles que “pidamos al Señor que nunca olvidemos que la verdadera riqueza de nuestra vida está en su amor infinito, y que nos esforcemos en compartirlo también con los demás. Que Dios los bendiga”.

Foto: gaudiumpress.org

El domingo 4 de agosto en Jerusalén, Israel, se celebró la Sagrada Eucaristía por los fieles de la Diócesis de Cúcuta, así lo anticipó Fray Jorge Taborda, comisario de la Tierra Santa en Colombia.

Con una carta enviada al Obispo de la Diócesis de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, se le participó que próximamente en Jerusalén orarían por esta Iglesia particular. 

La intención de oración del Papa Francisco, publicada a través de un video-mensaje por la Red Mundial de Oración del Papa, para el mes de agosto, es por las familias, quienes son “la mejor herencia que le podemos dejar al mundo”, asegura Su Santidad.

El Papa pide rezar por las familias y cuidarlas, ya que son las “verdaderas escuelas del mañana”. Esta es una invitación para volver al diálogo, al compartir y a vivir experiencias juntos, a aprender a acogerse y perdonarse, puesto que son ellas las que “constituyen el primer lugar donde el ser humano aprende a amar”.

“Recemos para que las familias, gracias a una vida de oración y a una vida de amor, se vuelvan cada vez más laboratorios de humanización”, concluye el Papa Francisco.

Los Obispos católicos venezolanos estuvieron reunidos del 7 al 12 de julio en la ciudad de Caracas, Venezuela, para desarrollar la CXII Asamblea Ordinaria Plenaria del Episcopado Venezolano, bajo el lema: “Dios quiere para Venezuela un futuro de esperanza”.

Con el fin de analizar y buscar cambios profundos a través de soluciones pacíficas, los Obispos abordaron la compleja realidad de su país, las acciones concretas a adoptar, la formación de los futuros sacerdotes y el próximo Sínodo para la Amazonía (donde estudiaron el documento Instrumentum Laboris, desde el trasfondo de la realidad venezolana).

Los trabajos de la Asamblea se desarrollaron en un clima de fraternidad y de búsqueda de soluciones de los problemas internos de la Iglesia de cara a la sociedad venezolana.

Se destaca la participación de Monseñor Patrón Wong, Secretario de la Congregación para el Clero, responsable para los seminarios, quien les habló de la “Asunción de un nuevo paradigma que tiene que ver con la formación de los futuros sacerdotes”.

Al finalizar el encuentro de cinco días, los Obispos dieron a conocer las conclusiones: Exhortación Pastoral en Ocasión de la CXII Asamblea Plenaria Ordinaria de la Conferencia Episcopal Venezolana, donde afirman que “una de las grandes tareas de la Iglesia en nuestro país consiste en la construcción de una sociedad más justa, más digna, más humana, más cristiana y solidaria”. Esto postula un decidido compromiso de todos por la defensa de la dignidad de la persona humana y el bien común.

Descargue documento.

Imagen: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

Este domingo, 14 de julio en la plaza de San Pedro del Vaticano, el Papa Francisco les hizo un llamado a los fieles para pedirle al Señor por el fin del sufrimiento del pueblo venezolano.

Expresó Su Santidad: “Una vez más quiero expresar mi cercanía al amado pueblo venezolano (…) Recemos al Señor para que inspire e ilumine las partes involucradas, de modo que puedan llegar, cuanto antes, a un acuerdo que ponga fin al sufrimiento de la gente por el bien del país y de toda la región”.

El Papa Francisco siempre ha demostrado solidaridad con esta nación y en repetidas ocasiones ha pedido orar por una solución pronta ante la “prolongada crisis”.

De igual forma, el día de ayer en su cuenta de Twitter @Pontifex_es reafirmó su petición: “Deseo expresar una vez más mi cercanía al amado pueblo venezolano, que sufre a causa de la prolongada crisis. Pidamos al Señor que inspire a las partes en causa para que lleguen cuanto antes a un acuerdo que ponga fin a los sufrimientos de la gente”.

Columnas de hoy