Foto: diariodemexico.com

Este martes en una resolución que abre el inicio a la suspensión de Venezuela del Organismo, y que desconoce la legitimidad de las elecciones del 20 de mayo, fue aprobada con 19 votos durante la Asamblea General de la OEA.

Esta es la segunda vez que se pone en votación la crisis de Venezuela, pero a diferencia de la anterior, es la primera vez que se aprueba una resolución, esta fue impulsada por Estados Unidos y respaldada por los 14 países del Grupo de Lima.  Aun así esta medida no sería inmediata, pues la resolución sirve para establecer el criterio de legalidad y legitimidad del continente americano con respecto al Gobierno de Maduro y abre la puerta a una estrategia regional para cambios en las relaciones diplomáticas y la imposición de sanciones.

El paso a seguir para lograr lo propuesto, es convocar una Asamblea General extraordinaria con los cancilleres de las Américas y obtener el respaldo de 24 países, es decir, dos tercios de los miembros de la OEA.  “No reconocemos al Gobierno de Nicolás Maduro como legítimo, eso es un lenguaje bastante fuerte”, apuntó Carlos Trujillo, embajador de EE.UU. en rueda de prensa, después de efectuarse la votación sobre una resolución respaldada por 19 países, con 11 abstenciones y cuatro votos en contra, incluido el de la propia Venezuela.  

Aunque Venezuela ya pidió dejar la OEA el 28 de abril de 2017, su salida por cuestiones procedimentales no será efectiva hasta dos años después, en 2019.

La resolución incluye una condena de las elecciones del 20 de mayo, en las que Maduro fue reelegido como presidente, así como una petición para que el Gobierno permita el ingreso de ayuda humanitaria y para que se restaure “la plena autoridad” de la Asamblea Nacional (Parlamento), de mayoría opositora.