Fotos: cec.org.co

Desde el 1 hasta el 5 de julio, los Obispos católicos del país se dieron cita en la ciudad de Bogotá, para efectuar las sesiones de la CVIII Asamblea Plenaria del Episcopado Colombiano, bajo el lema: “La economía al servicio de la dignidad humana y del bien común”.

Preocupados por las realidades socio-económicas que vive cada región de Colombia, en sus diferentes contextos, los Obispos analizaron puntos específicos para reflexionar sobre qué está haciendo la Iglesia y cómo puede contribuir desde la proyección pastoral y evangelizadora por una mejor sociedad.

Fenómeno migratorio

Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de la Diócesis de Cúcuta informó que la problemática de migración venezolana inició desde 2015.  Desde entonces, la Iglesia ha respondido con fraternidad y caridad.  “Hoy, la Iglesia quiere ser caridad, una mano que acoge, alimenta, guía y acompaña a estas personas en sus dificultades y creo que esta es la intención de la mayoría de los colombianos”.

Uno de los fenómenos que se desprenden de la migración, es la apatridia, Monseñor expresa que “miles de niños nacen sin una nacionalidad definida (…) se deben respetar los derechos de estos menores”.

El Obispo de Cúcuta dio a conocer que a través de la Fundación Asilo Andresen, se han atendido a más de 211 niños, entre 2 y 7 años de edad, garantizándoles, en unión con otras instituciones, los principales derechos.

Se refirió, además, al plan de activación que se está desarrollando en las diferentes arquidiócesis, diócesis y vicariatos apostólicos del país, para apoyar a la población venezolana. Manifestó que las jurisdicciones de Pamplona, Arauca, Riohacha, Tibú, entre otras, están ofreciendo asistencia médica, alimentaria y camino de acompañamiento a los que transitan por estos territorios.

“Invitamos a los colombianos a acoger, acompañar, ayudar e insertar, a estos hermanos nuestros”, refiriéndose a evitar un fenómeno más que se desprende: la xenofobia. 

El corazón de toda actividad económica es la persona humana

Monseñor Óscar Urbina Ortega, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) y Arzobispo de Villavicencio, asegura que una de las preocupaciones de la Iglesia, es que en Colombia, “siendo un país con gran riqueza natural y potencial humano, existan tan altos niveles de inequidad”.

Este es un llamado a concienciar para los empresarios, quienes tienen la posibilidad de administrar bienes económicos, “para que piensen más en las fuentes de trabajo que pueden ofrecer”.

Reforma Agraria

“Sabemos que el conflicto desplazó a muchas personas que les tocó irse hacia territorios que eran de nadie y allí han trabajado; ahora corren el riesgo de ser expulsados porque no tienen los títulos de propiedad”.  Aseguró Monseñor Urbina, quien hizo un llamado especial a los candidatos a gobernación y alcaldía, para que incluyan en sus planes de gobierno este tema, por la reconstrucción del tejido social.

Implementación de los acuerdos de paz

Monseñor Ricardo Tobón, Arzobispo de Medellín y vicepresidente de la CEC afirma que “la Iglesia quiere la paz y está al servicio de ella”.

Recordó que pronto se cumplirá el bicentenario de la República, donde hace 200 años se tuvo la idea de “construir una patria nueva”, y, por el contrario, “nos hemos dispersado, olvidando que sin un proyecto común no hay paz, desarrollo ni futuro”.

La Iglesia reitera su llamado a una cultura de paz, unión nacional, diálogo sincero, a un trabajo de todos, para que “aprovechando los enormes recursos naturales y humanos que tenemos, construyamos una sociedad justa, equitativa, en la que la verdad y la solidaridad marque un futuro bueno para todos”.  Concluyó Monseñor Ricardo Tobón.

Protección de menores

De acuerdo con la Carta Apostólica del Papa Francisco en forma de Motu proprio: Vox Estis Lux Mundi (Ustedes son la luz del mundo), Monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, secretario general de la CEC y Obispo Auxiliar de Medellín, afirmó que en la mayoría de las jurisdicciones eclesiásticas hay organismos para recibir denuncias, “y en varias Diócesis se está avanzando en comisiones interdisciplinarias: psicólogos, canonistas, psiquiatras), para brindar un acompañamiento y manejo integral de situaciones que vulneren la integridad de los menores.

Columnas de hoy