Foto: oracionesparalospoderosossantos.blogspot.com

San Luis Beltrán, presbítero, nació el 1 de enero de 1526 en Valencia, España.  Su fiesta se celebra cada 9 de octubre, fue misionero al norte de Colombia en la época colonial y logró la conversión de miles de indios.

Desde muy niño practicó la oración y la mortificación, y al sentir un fuerte llamado del Señor a la vida religiosa, en 1544 ingresó a la Orden de Predicadores cuanto tenía 18 años de edad, destacándose por su piedad, oración y austeridad.

Recién llegado al convento dominicano de Cartagena, comenzó sus ministerios pastorales ordinarios, semejantes a los que ya en Valencia había ejercido. Pero él quiso ir a la selva. Después de insistentes peticiones, obtuvo del prior fray Pedro Mártir permiso para hacer de vez en cuando algunas salidas, que terminarían siendo muy reconocidas por el gran trabajo realizado en esas tierras.

Murió el 19 de octubre de 1581. Fue beatificado por Pablo V el 19 de julio de 1608 y el 12 de abril de 1671 es canonizado por Clemente X. El Papa Alejandro VIII lo declaró patrono principal de Colombia.

La celebración de San Luis Beltrán es sagrada en Colombia, por el trabajo evangelizador que el santo hizo en el país, especialmente con los indígenas. El desprendimiento, la humildad y la santidad de Luis Beltrán, motiva a desprenderse del egoísmo y a ser más generosos en el servicio a Dios y a la Iglesia, mediante una labor de entrega en favor de los pobres y necesitados del Evangelio.