Foto: cec.org.co

Monseñor Ettore Balestrero, Nuncio Apostólico en Colombia, acompañó a los Obispos colombianos en la segunda sesión de la CVI Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal de Colombia; iniciando con la Eucaristía, donde en su homilía, los animó a acompañar y orientar a los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades, así mismo, a corregir cuando fuese el caso.

"Es más fácil fosilizarse en actitudes de rechazo a cualquier novedad pastoral que asumir con sensatez y prudencia el reto que la misma providencia divina señala al suscitar nuevos movimientos y comunidades eclesiales", dijo el Nuncio.

El Embajador de la Santa Sede en Colombia, expuso cuatro puntos para tomar en cuenta a través de los cuales el apóstol Santo Tomás, interpela el discernimiento sobre nuevos movimientos y comunidades eclesiales: La capacidad de preguntar, de escuchar, de acrecentar la caridad pastoral y de vivir en la fe la experiencia que movimientos y nuevas comunidades plantean a la Iglesia.