La Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), expresó su preocupación por el fallo de la Corte Constitucional que abre las puertas a la eutanasia de menores y advirtió que este acto de poner fin deliberadamente a la vida de un ser humano “es una grave violación a la dignidad de la persona”.

Este comunicado fue firmado por el presidente del Episcopado Colombiano y Arzobispo de Villavicencio, monseñor Óscar Urbina; el vicepresidente de la CEC y Arzobispo de Medellín, monseñor Ricardo Tobón, y el Secretario General de este organismo y Obispo auxiliar de Medellín, monseñor Elkin Álvarez.

Los obispos en su mensaje piden: Profundizar en la vida como el don más grande y maravilloso de Dios, dirigir más esfuerzos a la prestación digna, eficaz y humanizante de los servicios de salud, y multiplicar las acciones para acompañar y aliviar los sufrimientos de los enfermos.

Ver Comunicado