Fotos: cronicadelquindio

Hoy hace 20 años, la ciudad de Armenia se estremeció; en 20 segundos aproximadamente fue destruida por un sismo de 6,2 grados de magnitud en la escala de Richter.

Alrededor de la 1:19 p.m. del 25 de enero de 1999, este terremoto se sintió en todo el Eje Cafetero y departamentos vecinos. 28 municipios de Caldas, Quindío, Risaralda, Tolima y Valle del Cauca sufrieron diversas afectaciones a raíz del movimiento telúrico; sin embargo, fue el Quindío y en especial su capital, Armenia, los que más sufrieron destrucción y muerte.  Después, una réplica de 5,5 grados, a las 5:40 de la tarde, acabó por hacer más complejo el panorama.

Más de 1.000 fueron los muertos que dejó el movimiento telúrico; entre las pérdidas se cuentan también 95.000 casas destruidas y 800 fincas de café cerradas.

El drama

  • 214.388 personas resultaron afectadas, 1125 personas murieron, 596 desaparecieron. En los próximos 30 días se reportaron 138 réplicas.
  • El sismo se sintió en Quindío, Risaralda, Valle del Cauca, Cauca y Tolima.
  • El 29 de enero de ese año, a las 11:33 p.m., hubo un temblor de 4.2 en la escala de Richter en la zona. El 31 de enero hubo otra replica a las 3:03 a.m. de 3.5 grados.
  • Después del terremoto, 1331 personas evaluadas sicológicamente presentaban una alta prevalencia de trastornos.
  • Entre los edificios que colapsaron se encontraban la estación de Bomberos; el Comando de la Policía del Quindío, donde murieron 18 miembros de la institución; asimismo, la sede de la Defensa Civil y el Batallón del Ejército.
  • Días posteriores a la tragedia se registró desabastecimiento de agua potable y el fluido eléctrico fue suspendido por dos días.
  • Un total de 6408 fincas cafeteras se afectaron en todo el Eje Cafetero.
  • La educación también resultó afectada por cuenta de los daños, que fueron estimados en 100 millones de dólares y el sector salud reportó 61 centros de asistencia médica afectados.
  • El 25 de enero fue declarado día cívico para conmemorar la vida de las personas que fallecieron.

Para el ex sacerdote Carlos Eduardo Osorio, gobernador del Quindío, “después de 20 años de la tragedia y tras la reconstrucción, el Quindío se convirtió en una zona pujante y turística”. 

Foto: Twitter

Gracias a la ayuda de programas ejecutados por el Gobierno Nacional, como el Fondo de Reconstrucción y el Desarrollo Social del Eje Cafetero (Forec), esta zona del país resurgió de las cenizas con un territorio mucho más ordenado y moderno.

Para la reconstrucción de los municipios afectados, el gobierno destinó una suma cercana a los 1,6 billones de pesos.

 

Columnas de hoy