Foto: vanguardia.com

Santander es uno de los departamentos más afectados en la primera temporada de lluvias que enfrenta el país. A la fecha se mantienen 28 municipios en calamidad pública por deslizamientos, desbordamientos de quebradas, viviendas afectadas y/o suministro de agua. En la vía Bucaramanga - Pamplona avanzan los trabajos para recuperar la movilidad normal. Por ahora está con paso restringido para permitir el paso a los vehículos represados.

Por ahora se mantiene la restricción vehicular y los trabajos de remoción de escombros son permanentes debido a las fuertes lluvias intempestivas que se presentan en la zona.  Por medio de un comunicado, el concesionario Autovía Bucaramanga Pamplona, encargado del corredor vial, informó que las lluvias no han permitido avanzar en las actividades de remoción de lodo y material rocoso e incluso se ha tenido que cerrar totalmente por seguridad.

“Cuando cesan las lluvias en la zona se puede continuar con los trabajos y evaluar la posible circulación controlada de los vehículos represados con el apoyo de la Policía de carreteras. Agradecemos la colaboración y comprensión de los conductores y habitantes de la zona”, dice el documento.

Según informó el gobernador de Santander, Didier Tavera Amado, para atender las emergencias son necesarios más de $300 mil millones de pesos.   “El solo muro que se tiene que intervenir entre Barichara y Guane supera los $15 mil millones. La falla del Socorro supera los $70 mil millones. El mantenimiento en el corredor de Zipaquirá - Bucaramanga mientras se concesiona la vía necesita más de $50 mil millones, más $2 mil millones para la construcción de la bocatoma en El Playón, entre otras necesidades”.  Aseguró el gobernador.