Por: Martha Fernanda Cordero

Coordinadora proyecto Resolución de Conflictos Cospas-ACNUR

 

Con el apoyo y la  iniciativa de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados ACNUR, la Pastoral Social de la Diócesis de Cúcuta COSPAS, ha impulsado el proyecto de “Resolución de Conflictos Comunitarios”, que tiene como objetivo, impulsar la capacidad local de las comunidades desplazadas y vulnerables en la solución pacífica de los conflictos comunitarios para contribuir a la construcción de una cultura de paz a través de la divulgación e implementación de los Mecanismos Alternativos de Solución de Conflictos (MASC) en articulación con las instituciones públicas y privadas.

Este proyecto se desarrolla en las Parroquia la Visitación de Nuestra Señora (barrio Manuela Beltrán, Belén, María Gracia, Valles del rodeo), Nuestra Señora de los Dolores (Scalabrini y Camilo Daza, Crispín Duran, Caño Limón, Simón Bolívar), y la Parroquia Jesús Cautivo (Colombia uno, Brisas de la Hermita) parroquias y barrios insertos en medios vulnerables con población desplazada y víctima del conflicto armado perteneciente a las comuna 7 y 8 de Cúcuta.

Este proyecto  que  inició en febrero y terminará en diciembre, surge como una lección aprendida del  proceso que ACNUR y COSPAS han venido desarrollando desde hace más de 9 años en estos barrios. La dificultad para consolidar procesos sostenibles a causa de los conflictos interpersonales y organizacionales evidenció la necesidad de fortalecer las capacidades y habilidades comunitarias para la convivencia pacífica y el trabajo colectivo y solidario.

En este proyecto participan  líderes comunitarios, agentes de pastoral, catequistas,  Juntas de Acción Comunal, comisiones de convivencia y conciliación, organizaciones comunitarias: asociaciones de víctimas, mujeres, adulto mayor y jóvenes comprometidos en la construcción de una cultura de Paz. De cada  organización participan delegados que se forman como mediadores para la convivencia pacífica y que desde la pedagogía para la paz fortalecen capacidades para el afrontamiento en el manejo pacífico de los conflictos y la activación de rutas para el acceso al derecho a la justicia.

El proyecto se encuentra en la etapa de activación de rutas para la resolución pacífica de conflictos comunitarios que consiste en orientar a las personas sobre las instituciones que tienen como mandato la prestación del servicio de estos mecanismos, por esta razón se activan también procesos de acompañamiento a casos reales que se presentan en las comunidades, desde la convicción que la construcción de paz radica en la transformación de relaciones, la generación de espacios para el perdón y la reconciliación y la promoción del trabajo colectivo hacia una convivencia fraterna.