Padre David Caña y Beatriz Afanador, delegada Conferencia Episcopal de EE.UU.  Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta.

La Conferencia de los Obispos Católicos de los Estados Unidos (EE.UU), envió delegados a la zona de frontera apoyándose en Cáritas Colombia, que es el responsable de animar el ejercicio de la caridad como medio de evangelización y construcción de la reconciliación y la justicia.

Los Obispos católicos de EE.UU mostraron preocupación por la situación migratoria en Colombia, teniendo como espejo lo que por muchos años ha ocurrido en su país y así mismo en otras partes del mundo donde han prestado ayuda, por esta razón, han querido aunar esfuerzos y conocer de cerca la situación en Colombia, específicamente en la zona fronteriza de Norte de Santander, donde la Diócesis de Cúcuta ha ofrecido asistencia social, alimenticia, médica y pastoral de impacto desde que inició la problemática.

Hoy llegaron los delegados de la Conferencia Episcopal de EE.UU a la Casa de Paso Divina Providencia, ubicada en el corregimiento La Parada, Villa del Rosario, para observar y analizar la situación, tener contacto con las personas y asimismo conocer cifras reales de manos del coordinador de la Casa de Paso, el padre David Caña.

Beatriz Afanador, colombiana radicada en Estados Unidos y oficial de comunicaciones de la Pastoral Social de la Conferencia Episcopal de este país, se encuentra en esta misión y afirmó que el objetivo de su visita es conocer más de cerca la situación migratoria, para poder contar las experiencias en Estados Unidos y así motivar a las personas a hacer parte de esta obra de solidaridad, caridad y amor.

Se estima que los delegados estén esta semana en Colombia conociendo de cerca todo el trabajo caritativo que adelanta la Diócesis de Cúcuta y evaluar cómo prestar las ayudas correspondientes.