Foto: laopinion.com.co

Este lunes 17 de junio, visitó la Casa de Paso ‘Divina Providencia’, el director nacional de la Unidad para la Atención Integral y Reparación a la Víctimas, Ramón Alberto Rodríguez.

Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de la Diócesis de Cúcuta, acompañó a Rodríguez durante su recorrido por este lugar de paso, donde llegan hijos de colombianos retornados, muchos de ellos son jóvenes sin documentación.

El funcionario anunció que se iniciará un proceso de identificación, teniendo conocimiento de censos y caracterización, para definir cómo se les puede ofrecer la mejor ayuda humanitaria.

Se va a trabajar con un mecanismo de verificación en medición de subsistencia mínima, donde junto a la dirección territorial de Norte de Santander, se adelanta la recolección de información, permitiendo conocer las personas víctimas retornadas en las partes más periféricas de la ciudad de Cúcuta, y que se encuentren en el registro único de Víctimas.

El director nacional afirmó que se va a reforzar la atención a la población migrante damnificada.

Fotos: Cortesía

La Catedral San José de Cúcuta es una obra arquitectónica de más de 100 años de antigüedad. Debido a los efectos del sol, el agua, y el uso, se ha ido deteriorando, razón por la cual se vio la necesidad desde hace dos años de iniciar un proceso de restauración, para mejorar el Templo madre de esta Iglesia particular de Cúcuta.

Por el deterioro de la construcción, Monseñor Víctor Manuel, junto al párroco de la Catedral, el padre Esteban Osorio, y, con la orientación de Julio Alfredo Delgado, profesional en Arquitectura, pusieron en marcha el proyecto de conservación del Templo.

En los avances de reparación de Catedral San José, se ha logrado intervenir la cubierta de las naves principales del Templo y ya se ha terminado la primera parte del techo.

La Diócesis de Cúcuta agradece la generosidad de los fieles y los invita a continuar apoyando la conservación del Templo madre de los cucuteños.

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

Desde el lunes 10 y hasta mañana viernes 14 de junio, el clero de la Diócesis de Cúcuta desarrolla la semana de formación en las instalaciones del Seminario Mayor San José. 

Acompañados por el Obispo de esta Iglesia particular, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, trabajan en el Sistema de Gestión de Salud y Seguridad en el Trabajo, y, por otra parte, profundizan sobre la misión en la vida de la Iglesia, como preparación para el mes misionero de octubre, convocado por el Papa Francisco.

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

El sábado 8 de junio en la Catedral San José, se llevó a cabo la Solemne Vigilia de Pentecostés, donde reunidos sacerdotes, diáconos, seminaristas, agentes de pastoral y fieles, ofrecieron sus intenciones, en especial, por esta Iglesia particular.

El Obispo de la Diócesis de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, presidió la Sagrada Eucaristía, y en su homilía pidió para todos los dones del Espíritu Santo: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios.  Aseguró Monseñor que “el Espíritu Santo hace nuevas todas las cosas, nos permite conocer a Dios y nos da fuerza para anunciar a Jesucristo”.

Monseñor afirmó que la presencia de Dios se manifiesta en la historia humana, porque “Dios habla al hombre, Dios se hace comprensible para los hombres”, de esta manera, el Señor se manifiesta con “un lenguaje particular comprensible para nosotros, esa es su Palabra”.  Añadió que “en la Palabra de Dios hay vida, en la Palabra está el signo claro que Dios quiere reconstruir la vida del hombre”.

“El Espíritu Santo viene hoy  y nos revela fuerza, la voluntad, el poder de Dios”.  Expresó el Obispo.  Finalizada la Vigilia, al día siguiente la Iglesia católica celebró la Solemnidad de Pentecostés; dijo Monseñor Víctor: “se llega a plenitud la obra salvadora de Dios”.

Ver Galería.

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

El pasado jueves 6 de junio, en las instalaciones del Seminario Mayor San José de Cúcuta, se celebró la Sagrada Eucaristía, presidida por Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, quien confirió a seminaristas un paso significativo para configurarse con Cristo sacerdote.

Se trata del Rito de Admisión a las Órdenes Sagradas y el Ministerio del Acolitado, los cuales destacó Monseñor Víctor, Obispo de la Diócesis de Cúcuta, como “uno de los momentos fuertes de esta casa de formación, es como una escala (…) en esta casa, la Escuela de Jesús tiene que permitirnos encontrar al Señor, escucharle, estar a sus pies, encontrar en su evangelio el modelo de vida y las acciones, signos visibles, que nos acerquen a su historia, que guíen nuestra historia personal como la de los discípulos, la de los aprendices de Jesús”.

Monseñor señaló que la tarea del Seminario Mayor diocesano es la de “vivir en comunión con Cristo, vivir el misterio de la unidad e intimidad con Jesús”.  Y en el camino de los que siguen a Jesús, les otorgó el Rito de Admisión a las Órdenes Sagradas a los seminaristas: Jhoel Díaz; Daniel Carreño; William Castilla; Francisco Salazar y Manuel Jiménez.  Monseñor Víctor les aseguró que “la Iglesia los acepta para que asuman con fuerza y vitalidad esta respuesta”.

Por su parte, los seminaristas José Rodríguez y Óscar Sánchez recibieron el Ministerio del Acolitado, a quienes llamó el Obispo “ministros, servidores para acompañar y servir a una Iglesia en camino”, y, los motivó a cuidar con gestos precisos el altar.

Ver Galería.

Columnas de hoy