Foto: laopinion.com.co

La contaminación que viven más de 100.000 habitantes cerca del río Zulia, es alarmante; los lugareños señalan que las aguas están negras y con mal olor, lo que les afecta en su diario vivir. Se les hace nocivo seguir las actividades que dependen del río.

Decenas de familias dependen del río Zulia, de su pesca, del riego de cultivos; de ahí sacan el agua con la que preparan sus alimentos, y cubren las necesidades de higiene personal y del hogar.

Los vertimientos de aguas residuales que pasan por las quebradas Tonchalá y Seca del tramo del Anillo Vial, son el 22% de las aguas que llegan a Cúcuta.

La comunidad continúa con las denuncias, en especial por redes sociales, en donde les recuerdan a la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental (CORPONOR), la problemática.  El director de la Corporación, Gregorio Angarita, afirma que “el 85% de las aguas residuales que contaminan al río Zulia derivan de Cúcuta”.

Angarita, le recapitula a la comunidad, el abstenerse de contaminar los ríos, porque el daño es colectivo, y que deberán mantener la calma ante la construcción de las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales, aunque esto todavía es una idea de proyecto.

Columnas de hoy