Foto: bluradio.com

Los combates entre el Eln y el Epl se extendieron hasta varias veredas de Hacarí, zona del Catatumbo, Norte de Santander, dejando al menos 1.000 personas desplazadas y 500 niños desescolarizados.

El fin de semana pasado, cientos de familias fueron obligadas a huir del corregimiento de Mesitas, debido al alto peligro que corre sus vidas ante la presencia de enfrentamiento en la zona, según lo anunció el alcalde de la población, Milciades Pinzón.

Durante el puente festivo en Hacarí, se presentó una de los mayores desplazamientos, habitantes abandonaban sus tierras para partir a un futuro incierto, huyen del  miedo de caer en medio de los combates entre el Eln y el Epl, dejando a un lado sus casas y enceres. La mayoría de personas provenían del corregimiento Mesitas, las veredas La Esperanza, Castrillón y Las Juntas.

Este es el séptimo municipio del Catatumbo en el que el enfrentamiento entre ambas fuerzas ilegales causa desplazamiento forzado desde el 5 marzo pasado, cuando la guerrilla del Eln le declaró abiertamente la guerra al Epl, una disidencia de la organización que bajo el mismo nombre dejó las armas a principios de la década de los 90.

El director de la Fundación Progresar, Wilfredo Cañizales, explicó que “el enfrentamiento entre esos dos grupos, que antes de febrero eran amigos, se han ido corriendo: los primeros fueron en El Tarra, Teorama; luego en Convención, San Calixto y ahora en Hacarí. Pareciera como si el Eln fuera desplazando al Epl de esos territorios, porque Hacarí ha sido de presencia histórica del Epl. Desde la década de los 80 es un bastión de esa organización”.