Foto: vanguardia.com

La alcaldesa del municipio de Chinácota, Nubia Romero, informó que luego de una inspección por parte de los entes gubernamentales, entre los que se encontraban funcionarios de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), el Invima y el Instituto Departamental de Salud (IDS), dieron con el cierre  de 70 establecimientos de expendio de carne.

Según las autoridades, la carne encontrada en los puntos de venta y establecimientos era de contrabando, incumpliendo con las normas de sanidad requeridas y haciendo caso omiso a la ley; la alcaldesa del municipio afirmó que “los animales no eran de contrabando porque tenían las huellas del matadero de Bochalema”, solo que los animales del municipio estaban siendo sacrificados en la planta de beneficio de Bochalema, y todo era una equivocación.

En defensa de lo ocurrido, la alcaldesa de Bochalema, María Inmaculada Parada Bermón, manifestó que durante una reunión en semanas pasados, anunció que su planta de beneficio podía abastecer a Durania, Pamplonita y Chinácota, pero que necesitan más de 400 millones de pesos para cumplir con los requerimientos técnicos y de salubridad del Invima y tener la aprobación para llevar los animales a sus instalaciones, el cual, hasta la fecha, no fue otorgado.

El cierre temporal de los locales, han dejado a más de 300 personas sin trabajo, por lo que han anunciado cerrar la vía que comunica con la Don Juana, en respuesta al rechazo de las medidas tomadas; para salvaguardar la situación, Romero, se reunió con el Gobernador de Norte de Santander para buscar soluciones.