Foto: mb.comunicaciones.com 

Se estima que en dos años, la Administradora de Riesgos Laborales (ARL) ha reducido en un 50 % el número de muertes fatales en jornada laboral, al pasar de 8 casos reportados por cada 100.000 trabajadores en el año 2015, a 4.19 el año pasado.

Los accidentes de trabajo provocados por imprudencias, afecta al trabajador y su familia, por la preocupación que les genera ver en peligro a un ser querido.  Por esto, Paola Daza, gerente de la ARL, por medio de nuevas estrategias de prevención, ha involucrado a las familias de los colaboradores de las empresas para que juntos participen de campañas pedagógicas, que generen un cambio de actitud frente a la importancia de cuidarse a sí mismo en el desarrollo de sus actividades laborales.

Para Paola daza, esta campaña ha tenido excelentes resultados, que se demuestran en cifras: ARL Bolívar pasó de atender 7.7 accidentes laborales por cada 100 trabajadores en el año 2015, a 6.6 en 2017 y para este año, su meta es seguir reduciendo los índices de accidentalidad. 

Las enfermedades laborales también bajaron al pasar de 94,9 por cada 1.000 trabajadores en 2015, a 71,21 el año pasado. Y la apuesta para 2018 es llegar a 67 por cada 1.000 afiliados, para lo cual la ARL viene trabajando en un proyecto que busca atacar las causas de las enfermedades laborales para evitar que vuelvan a ocurrir. En conjunto con la Universidad del Rosario, desarrolló la primera Metodología de Investigación de Enfermedades Laborales (MIEL), que permite recolectar información, analizarla y monitorearla con el objetivo de identificar los principales aspectos en los que se debe enfocar el trabajo.

La Administradora de Riesgos Laborales, busca evolucionar y estar a la vanguardia en seguridad para ser el mejor aliado de las empresas.  Para ello, ARL Bolívar creó un sistema de información en internet, sin costo para los empresarios afiliados, que les permite almacenar las evidencias del trabajo en seguridad y salud, hacer seguimiento y tener la información consolidada para el momento en que sea requerida por los entes de control.

De esta manera, la empresa avanza en el propósito de mejorar los servicios y generar más valor tanto para los trabajadores como para los empresarios.