follow site Por: Pbro Onofre Peñaranda

Es el Señor de las promesas, Jesús de Nazaret, el hombre para los demás. En Adviento sentimos mejor las promesas de libertad y justicia, de fraternidad y paz. Un tiempo evocador y sugerente en el cual se nos anticipa la venida pacificadora del enviado del Padre en su tienda humana. Nuestra patria, embobada una y otra vez, por las promesas de los políticos necesitan hoy más que nunca, hacer de todos los hombres una familia feliz, que logre superar la violencia y la corrupción, la droga y el alcoholismo.

http://truefocusvideo.com/as-english-coursework-help/ Adviento un espacio para suscitar en todos un dinamismo radical que nos permita abrir caminos al Príncipe de la paz. Tiempo oportuno para encender la lámpara de la esperanza, tan frágil y agonizante como nuestro proceso de paz. Alegres, llenos de sentido y de esperanza, una esperanza fiable, gracias a la cual podemos afrontar este presente en una frontera más rajada que yuca azada.

Custom Persuasive Speeches Por el Adviento del Señor sabemos qué hay delante de nosotros y hacia donde caminamos. El advenimiento del Señor nos invita también abrir las puertas al futuro en actitud de oración y vigilancia. Sin desfallecer anhelemos un porvenir liberador a la luz del Señor que siempre está viniendo. A pesar del peso de nuestras culpas, esa luz ilumina nuestros ojos y nos invita a seguir en pie. No nos quedemos anclados en el presente ni tampoco como el cangrejo andando hacia atrás. Vivir el presente y el mañana es abrirse a la esperanza que justifica todo esfuerzo del camino.