Foto: fitnessenfemenino.com

Pagar entrenamiento en un gimnasio no es la única opción para realizar una actividad física que ayude a estar en forma.  Existen otras maneras a bajo costo que ayudan a este fin.

Hacer caminatas por el barrio a diario es el primer consejo; igualmente, en la cotidianidad se puede intensificar el esfuerzo físico, por ejemplo, no use los ascensores, prefiera las escaleras; hacer oficio en la casa cuenta como ejercicio también.

Jugar con los hijos y/o mascotas, ayudan a quemar gran cantidad de calorías.  También organice su tiempo para que pueda dedicarle una hora a hacer ejercicio en casa, simulando estar en el gimnasio, use objetos que tenga a la mano como si fuesen pesas de mano.

En internet se encuentran miles de videos de tutoriales para practicar ejercicios físicos en casa y usando las mismas cosas del hogar o invertir un poco en objetos de entrenamiento para entrenar en casa.

Lo más importante, los hábitos de vida saludable, cuidar la alimentación y mantener el equilibrio físico y mental, que es fundamental.

Columnas de hoy