Foto: mejorconsalud.com 

Cada año mueren 17,5 millones de personas a causa de la enfermedad cardiovascular (ECV), que incluye las enfermedades cardiacas y cerebrovasculares.  Hoy en día, la ECV es la primera causa de muerte en todo el mundo y se estima que la cifra ascenderá a 23 millones en el año 2030. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la mayoría de estas enfermedades pueden prevenirse actuando sobre los factores de riesgo que están ligados a la hábitos de vida tales como el tabaquismo, las dietas abundantes en sal, grasas y harinas, la obesidad, la inactividad física o el consumo de alcohol. 

La doctora  Mónica Acevedo, cardióloga de Red Salud UC,  da los siguientes consejos  que practicados todos los días,   pueden ayudar mucho en el cuidado del corazón: cuidar el peso y comer bien; cuidar el colesterol y la glucosa; dormir bien;  mantenerse activo; no al estrés y la ansiedad; controlar la presión; no fumar; cuidado con el alcohol y otras sustancias; diagnostica  a tiempo y controla la diabetes. 

Excederse en la cantidad de horas que se dedica al trabajo, perjudica la salud cardiovascular a largo plazo. A partir de las 46 horas de trabajo semanal se incrementa el riesgo de sufrir un ataque al corazón, una angina de pecho u otros tipos de fallos cardiacos, según una investigación del Centro de Ciencias de la salud de la Universidad de Texas. 

En cualquier chequeo general de salud, el médico debe percatarse de la presión del paciente; igualmente se revisa el peso y se preguntan por los hábitos de alimentación y el sedentarismo. Todo esto apunta a una preocupación general: cómo está el corazón de las personas.