Foto: elpais.com

La Unicef asegura que en los países ricos las madres amamantan menos a sus hijos.  Un estudio de Unicef reveló que cada año, 7.6 millones de niños en el mundo no se alimentan de leche materna, advirtiendo que la mayoría de los menores provienen de “países ricos”.

El análisis indica que, en los países de altos ingresos, el 21 % de los bebés no han probado la lecha materna, mientras que en los de ingresos bajos y medios solo es el 4 %.

Los bebés de las familias más pobres tienen tasas de lactancia materna a los dos años que son 1.5 veces más altas que las de las familias más ricas.

En vísperas de la celebración del Día de la Madre, Unicef recordó que la lactancia es el mejor regalo que una madre, rica o pobre, puede dar a su hijo, así como a sí misma, porque los beneficios de amamantar no son exclusivos para los bebés.

“La ciencia es cada vez más clara indicando que las mujeres que amamantan tienen menos riesgo de cáncer de ovario y útero, de depresión postparto y diabetes, entre otros”, explicó Víctor Aguayo, responsable del programa de nutrición de Unicef.