Una especialidad de alto riesgo,  la exposición de los pacientes a la inhalación de gases tóxicos y radiaciones, exige el reconocimiento y equivalencia de títulos extranjeros con los del país, la anestesiología en los últimos años se ha flexibilizado el ingreso de especialistas extranjeros sin los debidos exámenes que certifiquen y convaliden sus conocimientos para prestar los servicios en Colombia.

A menudo se escucha decir que el anestesiólogo es una de las personas más importantes a la hora de realizar un procedimiento quirúrgico, pues en sus manos está el dolor que pueda sentir el paciente y proceso de la recuperación, por esto es tan importante tener certeza sobre la idoneidad del profesional que  aplicará la sedación.  Aun así como las leyes, y reglas en otros países, también los requisitos para ejercer esta profesión son diferentes.

En Estados Unidos, por ejemplo, se exige un examen de licencia médica, que evalúa la habilidad en materia de aplicación de conocimientos, conceptos y principios, junto con la verificación de habilidades fundamentales centradas en el paciente. Este examen es fundamental para obtener la licencia médica en ese país.

En el caso de Colombia, no existe un examen que evalúe los conocimientos de quienes llegan del exterior.  De los 22 programas de anestesiología que se realizan en Colombia, solo hay cuatro posgrados con especialidad de cuatro años, de los cuales uno hace énfasis en una rama específica, por ejemplo: anestesia del dolor, anestesia cardiotorácica, pediátrica o anestesia perioperatoria, la cual está en auge en la actualidad. 

En cuestión a esto, fue presentado un proyecto de Ley el cual promueve la creación del Examen Único de Conocimientos por Especialidad Médica (EUCEM) para convalidar todos los posgrados, de manera que el especialista que llegue a Colombia demuestre sus conocimientos y habilidades para atender a los pacientes. El llamado de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y de Reanimación (S.C.A.R.E)  al Congreso Nacional es a que se le ponga la debida atención en cada uno de los debates de las plenarias de la Comisión Séptima, responsable del tema legislativo del sector salud y por supuesto de la seguridad de los pacientes.

La S.C.A.R.E realizó una investigación, tras reunirse con 18 jefes de posgrado de universidades colombianas, y estudiar tres casos de Latinoamérica y tres universidades de países desarrollados, para mirar cuántos créditos tenía cada programa y cuál era su nivel de estandarización.

Gracias a la investigación se pudo crear un programa que garantice la vida del paciente, el cual deberá ser utilizado como insumo  para cotejar los conocimientos y los créditos que tienen los especialistas que llegan del exterior, con las temáticas y créditos que se exigen en Colombia y llevarlo a la Comisión Nacional Intersectorial de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior.