Foto: google.com

La muerte súbita del lactante, que preocupa a numerosos padres, podría tener en parte un origen genético, según investigadores, que insisten no obstante en la importancia de las medidas de seguridad recomendadas a la hora de acostar a los bebés.

Un estudio estadounidense y británico sugiere un posible vínculo entre casos de muerte súbita del lactante y una mutación genética rara, que afecta al funcionamiento de los músculos respiratorios.

Los autores del estudio publicado en la revista médica The Lancet explican que aunque se confirme dicho vínculo, para lo cual se necesitan más investigaciones, este no explicaría por sí solo la muerte de los bebés.

Por ello recuerdan la importancia de respetar las recomendaciones para evitar las muertes súbitas: acostar a los bebés sobre su espalda y evitar que duerman en la cama de los padres.

La muerte súbita del lactante es el fallecimiento brutal e inesperado de un niño menor de dos años a menudo menor de seis meses para el que no se ha identificado ninguna causa.