Foto:google.com

La dificultad para iniciar o mantener el sueño se considera una patología muy frecuente, según estudios de un 10% a 15% de la población adulta padece de insomnio crónico y un 25% a 35% ha sufrido insomnio ocasional o transitorio.  Sin embargo, existen casos en donde el insomnio ha logrado superarse siempre y cuando se tenga la certeza de tener esta enfermedad, teniendo en cuenta que como toda enfermedad tiene sus causas, síntomas y soluciones. 

Uno de los síntomas más frecuentes y por ende, el más obvio, es el no poder conciliar el sueño, aparte se le atribuyen otros sucesos, tales como el despertar en horas de la madrugada y no poder dormir más, levantarse muy temprano, fatiga o irritabilidad durante el día.  Y como en toda enfermedad para poder dar un diagnóstico y cura se debe empezar por averiguar que causa este problema, en la mayoría de los casos se le atribuye al estrés, la ansiedad, depresión, además de la rutina diaria de cada persona.

Existen también medicamentos farmacéuticos que pueden ocasionar esta patología, por ejemplo los medicamentos para la gripe o dolor muscular, contienen cafeína, alcohol, diuréticos, hormonas tiroideas, medicamentos para la presión arterial, entre otros, por esto siempre es importante antes de auto medicarse consultar al médico para así tener certeza de que tipo de insomnio tiene y como combatirlo.

Estas son algunas de las posibles soluciones que pueden ayudar contra este trastorno: 

  • Tener un horario regular de sueño
  • Un lugar de dormir tranquilo, oscuro y fresco
  • Límites entre la cafeína y el alcohol
  • Evitar las siestas